Las mujeres por La Otra Canuta

Posteado en Facebook el 17 de noviembre de 2017.

[La otra canuta]

Este Facebook no es sólo de una persona: aquí convivimos varios otr@s canutos, que estudiamos la Biblia, la figura de Cristo, y hemos aprendido cosas. Hemos aprendido, por ejemplo, que la histórica discriminación de las mujeres dentro y fuera de las iglesias, no es cristiana.

Jesús, pilar básico del Cristianismo (viene de Cristo, claro!) vino con un mensaje distinto. Su trabajo en Galilea representaba una praxis integradora: Jesús es el cambio liberador, es la encarnación del amor, la inclusión, la misericordia y -como repetimos constantemente en las iglesias-, la verdad. El único camino: Jesús. No es Pablo, no es Abraham, es Jesús. Y, ¿por qué nos interesa seguir más los consejos de Pablo, o las conductas discriminatorias de los fariseos y del propio Israel?

¿Qué pasaba antes de Jesús? Los rabinos excluían a las mujeres del círculo de sus discípulos. No las juzgaban aptas para el estudio de la ley. “El que enseña a su hija la ley, le enseña el vicio”, señala Alois Stöger. Pero Cristo viene a cambiarlo todo, y el mismo autor nos ilustra que el séquito de las mujeres que lo seguía, da testimonio de la voluntad y la misión de Jesús, que pone al alcance de las mujeres la doctrina y la salvación.

Mujer: Cristo nos hizo LIBRES, DIGNAS. No para estar en silencio, no para estar relegadas a labores “típicamente femeninas”, ni dentro ni fuera de la iglesia. Nosotras estuvimos con Jesús, quien nos incentivó a estudiar, a aprender, a ser críticas, en un ambiente donde no podíamos hacerlo, donde éramos “inferiores”. Pudimos estar en círculos guardados para los hombres, y eso enojó tanto al status quo que -entre varias otras razones-, mataron a Jesús.
Jesús es un revolucionario, y -por qué no-, un feminista, ya que Jesús cree que somos iguales EN DIGNIDAD: y ya no hay distinción entre judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Quizá es extraño pensar en Cristo levantando una bandera morada en las marchas… o quizá no. Lo importante es que Jesús cree que no hay razones para apedrear a mujeres adúlteras, no hay motivos para hacernos inferiores cuando “andamos con la regla” (hey! se juntó con una mujer con DOCE años de flujo de sangre, una impura para los tiempos, y Cristo le dio dignidad y una vida nueva), no encontró problema alguno en compartir, enseñar e incluso servir a prostitutas…. no hay razones para excluir a la mujer, a ninguna mujer, de ningún lado.

Amiga, Cristo te dio un lugar: úsalo.

*La otra canuta, desconocida conferencista*
Pronto cambiaremos el nombre de la página para incluirme 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s