Marcela Aranda y Carla González

Publicado en Facebook el 28 de noviembre de 2017.

Sobre el tema de Marcela Aranda y de Carla González, su hija trans. Resulta clarificador lo que siempre debió ser evidente: la transexualidad no es una ideología, no es adoctrinamiento del Estado, no es una mentira del marxismo, es una realidad que puede tocar a cualquier familia, incluso a la de una supuesta enemiga de esta “ideología”.
Lamentablemente, la mayoría de los evangélicos no hacen el más mínimo esfuerzo por tratar la transexualidad con una teología seria, pues esta condición no aparece en las Escrituras. Luego lo que se disfraza de temor de Dios y de celo bíblico no es más que el miedo y el prejuicio a lo diferente, esa reacción violenta que los seres humanos solemos tener ante lo desconocido, lo extraño.

Todavía más, y como ya hemos dicho, no se aborda de forma pastoral, imaginen todo el dolor que Carla tiene en su vida, y que ahora ha salido valientemente a enfrentar, imaginen que ella tuvo que salir a pedir ayuda a los “peores enemigos de su mamá”, para sentirse acompañada.

Aunque en El Otro Canuto somos críticos de Marcela Aranda, principalmente por las cosas falsas, odiosas y tergiversaciones que utiliza para asustar, desinformar y utilizar al pueblo cristiano evangélico, desde ahora tenemos una razón más para orar por ella, por Carla González Aranda (hija de su primer matrimonio) y el resto de su familia (Yungue Aranda): para que Dios toque su corazón, y no solo deje de mentir sobre las minorías sexuales acusándolas con toda clase de dichos terribles e interpretaciones legales sin asidero, sino para que pueda reencontrarse con su hija, y que el orgullo, el prejuicio y la incomprensión sean derrotados de una vez, pues esa es la obra de Cristo: reconciliar a la humanidad con Dios, y que la humanidad se reconcilie consigo misma.

Pd: Rogamos evitar sostener que esto es un castigo para Marcela, no solo porque “Jesús no vino a perder las almas de los hombres si no para salvarlas” sino porque el sufrimiento de Carla no es para castigar a su madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s