“Dios tiene determinado a alguien para ti”

Publicado en Facebook el 1 de febrero de 2018.

La violencia de carácter amorosa y sexual permea todos los lugares de nuestra sociedad y la iglesia no está libre de ellas.

En ello hay cosas inverosímiles pero que se dan verdaderamente en nuestras realidades, una de ellas es el famoso: “el Señor me revela que serás mi pareja/esposa” (curiosamente “el señor” siempre lo revela a diversos hombres con la misma niña, justo la más guapa…), pues ese tipo de ideas, en realidad, suponen utilizar a Dios para obtener lo que debes ganarte con base en el amor y la compatibilidad mutua (así, en el mejor de los casos, si recibes esa revelación… pues ponte a trabajar para que se cumpla libremente y si no… pues era “de la carne”… eso en términos bien pentecostales…)

Pero una de las formas violentas de este tipo que encontramos en el lenguaje de la fe, y que es menos obscena pero no menos perjudicial, es esta: la de que “Dios predeterminó a alguien para ti y por lo tanto… no debes deshacer aquello en ninguna circunstancia so pena de oponerte a la voluntad de Dios”.

Eso en cierta manera implica que cuando inicias una relación o te casas, esa persona era la establecida no por el amor que ustedes se tienen, sino porque Dios lo habría decidido por ti, particular y previamente, incluso antes de nacer.

Pero no, eso no aparece en las Escrituras ni se ajusta al Evangelio, Dios NO determinó que ibas a tener a ese pololo/a o esposo/a en particular que te golpea, maltrata, invisibiliza, anula, o engaña, Dios no determinó esas malas relaciones, tóxicas, ni te amarró a ellas desde antes que nacieras.

Cuando por la Escritura recibimos testimonio de que debemos amar a nuestro cónyuge (y por ende también parejas), respetarlas, cuidarlas y sustentarlas, reconocemos lo que Dios sí determinó y estableció para nosotros: que cumplamos con nuestro deber como parejas.

No busques por más tiempo a esa persona que “Dios tiene preparada para ti”, al contrario, si sabes que quieres casarte, o en palabras de Pablo -si no tienes “don de continencia”- trabaja para ser esa persona que Dios tiene preparada para sus hijas e hijos: una que ame, respete, comparta, sustente y cuide a la otra. Lo demás, ya vendrá, todo aquello que Dios no ha puesto en tu mano, está en la suya, y sobre eso descansamos. 

Por lo tanto, el mensaje sobre esto ha de ser radicalmente diverso:
“Dios ha determinado que, si vas a compartir tu vida, lo hagas conforme al amor debido, Dios no te creó para que te quedaras con quien incumple ese deber”.

——————————–

Una relación amorosa no es un candado con el que Dios nos amarró incluso antes de nacer ¡qué mala idea es representar así el amor!, una relación amorosa es la posibilidad que nos entrega el Creador de acompañarnos mutuamente en la libertad del amor, de ese amor que acompaña, que da y recibe.

27336831_1480139722085382_4951557308328084112_n.jpg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s