Aniversario muerte del pastor argentino Miguel Robles

Un día como hoy, 14 de mayo de 2003, fallecía el pastor presbiteriano argentino Miguel Robles.

Miguel recibió su fe de sus padres, que viviendo en una situación muy precaria, anclaban su esperanza en el Evangelio. A los 16 años comprendió que sería pastor, gracias a la influencia que tuvo sobre él la pastora Lucias de Costa.

Aprendió el oficio de carpintero, luego estudió filosofía, para luego entrar al Seminario Teológico Bautista de Flores, el cuál le entregó el grado de Bachiller, pero no de Licenciado, pues consideró que era parte de una “renovación espiritual” contraria a las tradiciones de la Iglesia (40 años después se lo darían de todas maneras como desagravio).

Fue un teólogo muy preparado, que fundó un gran número de Iglesias, dirigió un Seminario en Córdova, y realizó trabajos con abundante obra social, lo que incluye un hogar para adolescentes donde atendieron a más de 50 jóvenes en Córdoba, Argentina.

Sin embargo tuvo que cesar su predicación y actividad social, pues la organización ultraderechista argentina AAA (Asociación Anticomunista Argentina) los obligó a dejar la ciudad donde trabajaban, considerándolo su enemigo, pues consideraban que preparaban y ayudaban a jóvenes subversivos, les enviaron así 3 cartas con amenazas de muerte.

Amenazado constantemente por AAA, tuvo que partir al exilio al país de Paraguay. Sin embargo, allá no tuvo mejor suerte, pues realizando similares actividades eclesiales, el dictador derechista paraguayo Alfredo Stroessner, consideró que su predicación y actividad era contraria a su gobierno, por lo que fue detenido y luego secuestrado por agentes del Estado en el marco de la Operación Cóndor, no sin antes allanar ilegalmente la iglesia en la que trabajaban. Durante su detención ilegal fue brutalmente torturado, y presenció la tortura de muchos de sus compañeros de celda que posteriormente fueron desaparecidos (más de 30).

En medio de la tortura recuerda que quiso quitarse la vida, pero una mujer a la que conocería nuevamente 7 años más tarde le ayudó a mantenerse firme, él entendió que fue Dios que le envió su ayuda, refugiándose constantemente en la fe para sobrevivir. Fue liberado en evidente estado de desnutrición y posteriormente expulsado por el Gobierno de Paraguay junto a su familia, perdiendo todos sus bienes producto de la expulsión.

Una vez instalado nuevamente en Argentina, volvió a su tierra donde siguió fundando iglesias y trabajando especialmente en ayuda de los pobres, aunque inicialmente tuvo problemas para ser aceptado por sus propios hermanos pastores, por sus antecedentes de persecución, sin embargo, gracias a la ayuda de un Pastor pentecostal que era también abogado, llamado Gabriel Vaccaro, pudo reingresar al servicio pastoral y a las clases de teología, siendo –con posterioridad- invitado por los presbiterianos a pastorear con ellos.

De una gran trayectoria multidenominacional que incluyó tanto iglesias pentecostales como históricas, además de presidente de asociaciones de pastores, fue un gran precursor del diálogo interreligioso ecuménico con las otras religiones y trabajó también en la preservación del patrimonio cultural de Buenos Aires. Su legado ha sido su trabajo evangelístico, teológico y de unidad además de su vibrar por los pobres de su tierra.

Su historia se publicó en el libro “Regresar Cantando, Crónicas de una Persecución”, escrita por él, su esposa Azucena, y sus hijos. Aparece una reseña también en el libro “Personalidades religiosas de Buenos Aires” y en el libro “Historias curiosas de Templos de Buenos Aires”.

“La semana pasada les dije que la cruz es injusta, un sufrimiento inmerecido, pero que al mismo tiempo tiene poder para redimir. Así ocurre ahora. Nos toca transitar el mismo camino que el Señor. Aunque por momentos nos desanimamos, pero quisiera poder decir que no me siento preocupado, aunque por instantes me siento abatido. No resulta fácil el hecho de haber sido fieles a Dios en obediencia, en santidad y recibir pruebas y tribulación en pago ¿pero no es acaso esto parte de la gloria que Dios nos da? ¿Acaso no dice que todos los que quieran vivir santamente padecerán persecución? (Miguel Robles, cárcel de Asunción, 19 de septiembre de 1975)

“Hoy se cumple ya una semana de que estoy aquí. No ha sido otro el motivo que procurar ser fieles a Dios en todo momento… Pero no podíamos aflojar. Ya sabíamos al entrar a Paraguay que íbamos a tener oposición… confiamos en que nuestro Dios hará justicia” (Miguel Robles, cárcel de Asunción, 24 de septiembre de 1975)
En la foto, el pastor Miguel Robles y su esposa Azucena B.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie y traje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s