Natalicio educadora Mary Jane McLeod Bethune

FB_IMG_1564367689822

Un día como hoy, 10 de julio, pero de 1875 nacía la hermana presbiteriana estadounidense Mary Jane McLeod Bethune, hija de ex esclavos, que se convirtió en una de las educadoras negras más importantes de su país, además de lideresa por los derechos civiles y los derechos de las mujeres.

Fundó una universidad (colegio en realidad) para negros y fue una reconocida activista por los derechos de los negros y de las mujeres. Bethune se benefició de los esfuerzos para educar a los afroamericanos después de la guerra, graduándose en 1894 del Scotia Seminary, un internado en Carolina del Norte. Bethune luego asistió al Instituto Dwight Moody’s para Misiones Domésticas y Extranjeras en Chicago, Illinois. Pero ninguna iglesia la patrocinó como misionera por ser negra por lo que se convirtió en educadora de niñas negras. Mientras enseñaba en Carolina del Sur, se casó con su compañero profesor Albertus Bethune, con quien tuvo un hijo en 1899.

Los Bethunes se mudaron a Palatka, Florida, donde Mary trabajaba en la Iglesia Presbiteriana y también vendía seguros. En 1904, su matrimonio terminó y, decidida a apoyar a su hijo, Bethune abrió un internado, la Escuela Literaria e Industrial de Daytona Beach para la capacitación de niñas negras (inició al lado de un basural, sus mesas eran cajas y sus lápices eran de madera quemada). Finalmente, la escuela de Bethune se convirtió en una universidad, fusionándose con el Instituto Cookman de hombres para formar la Universidad Bethune-Cookman en 1929 relacionándose a la Iglesia Metodista Unida. Obtuvo sus primeros títulos en 1943 y llegó a ser formalmente una Universidad acreditada en 2007.

Como defensora de la igualdad racial y de género, Bethune fundó muchas organizaciones y lideró campañas de registro de votantes después de que las mujeres obtuvieran el derecho al voto en 1920, con el riesgo de ataques violentos ataques racistas. En 1924, fue elegida presidenta de la Asociación Nacional de Clubes de Mujeres de Color, y en 1935, se convirtió en presidenta fundadora del Consejo Nacional de Mujeres Negras. Bethune fue amiga de Eleanor Roosevelt (primera dama y destacada promotora de la declaración universal de DD.HH.), y en 1936, se convirtió en la mujer afroamericana de mayor rango en el gobierno cuando el presidente Franklin Roosevelt la nombró directora de Asuntos Negros de la Administración Nacional de la Juventud, donde permaneció hasta 1944. En 1937, Bethune organizó una conferencia sobre los problemas de los jóvenes negros y luchó para acabar con la discriminación y los linchamientos y purgas raciales. En 1940, se convirtió en vicepresidenta de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP), cargo que ocupó durante el resto de su vida.

A principios de la década de 1900, Daytona Beach Florida carecía de un hospital que ayudara a las personas de color. Bethune tuvo la idea de comenzar un hospital después de un incidente que involucró a una de sus estudiantes. La llamaron a la cabecera de una joven estudiante que cayó enferma de apendicitis aguda. Estaba claro que la estudiante necesitaba atención médica inmediata, sin embargo, no había un hospital local al que llevarla para tratar a las personas negras (segregación racial). Bethune exigió que el médico blanco del hospital local ayudara a la niña. Cuando Bethune fue a visitar a su estudiante, se le pidió que entrara por la puerta trasera por ser negra. En el hospital, descubrió que su estudiante había sido descuidada, mal cuidada y segregada en una zona exterior.

Producto de esta experiencia, Bethune decidió que la comunidad negra de Daytona necesitaba un hospital. Encontró una cabaña cerca de la escuela y, a través de patrocinadores que la ayudaron a recaudar dinero, la compró por cinco mil dólares. En 1911, Bethune abrió el primer hospital negro en Daytona, Florida. Comenzó con dos camas y en pocos años, se instalaron veinte. Tanto los médicos blancos como los negros trabajaron en el hospital, junto con las enfermeras estudiantiles de Bethune. Este hospital pasó a salvar muchas vidas negras en los veinte años que operó. Durante ese tiempo, tanto los blancos como los negros en la comunidad contaron con la ayuda del hospital de McLeod. Después de una explosión en un sitio de construcción cercano, el hospital recibió a trabajadores negros heridos. El hospital y sus enfermeras también fueron elogiados por sus esfuerzos con un brote de influenza de 1918. Durante este brote, en 1931, el hospital público de Daytona, Halifax, acordó abrir un hospital separado para personas de color. La gente negra no se integraría completamente a la ubicación principal del hospital público hasta la década de 1960.

Honrada con muchos premios, la vida de Bethune se celebró con una estatua conmemorativa en Washington DC en 1974 y un sello postal en 1985. Su residencia final es un sitio histórico nacional.

El columnista Louis E. Martin dijo sobre Bethune que: “Ella dio fe y esperanza como si fueran pastillas y ella fuera una doctora”.

“Creo que la mayor esperanza para el desarrollo de mi raza reside en capacitar a nuestras mujeres de manera exhaustiva y práctica”.

“No puede haber una democracia dividida, ningún gobierno de clase, ningún condado medio libre, bajo la Constitución. Por lo tanto, no puede haber discriminación, ni segregación, ni separación de algunos ciudadanos de los derechos que pertenecen a todos. … Estamos en camino. Pero estas son las fronteras que debemos conquistar. … Debemos lograr la plena igualdad en la educación … en la franquicia … en la oportunidad económica, y la plena igualdad en la abundancia de la vida.”.

“Te lego amor. Te lego esperanza. Te lego el reto de desarrollar mutua confianza. Te lego sed de educación. Te lego respeto por el uso del poder. Te lego fe. Te lego la dignidad racial. Te lego el deseo de vivir en armonía con tus semejantes. Te lego la responsabilidad de nuestros jóvenes.”.

“Si aceptamos y permitimos la discriminación, nosotros mismos aceptamos y permitimos que los responsables calmen su conciencia creyendo que tienen nuestra aceptación y concurrencia. Por lo tanto, debemos protestar abiertamente contra todo pequeño bocadillo de discriminación o calumnia.”.

“La fe es el primer factor en una vida consagrada al servicio. Sin fe nada es posible, con fe nada es imposible”.

“En cada experiencia de mi vida, he tenido que salir de un pequeño espacio de luz conocida, hacia una gran área de oscuridad. Tuve que permanecer un rato en la oscuridad, y luego, gradualmente, Dios me ha dado luz.”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s