La iglesia ataca a sus enemigos, Jesús los ama.

FB_IMG_1564368284717

Hay cristianos cuyos cristos hubieran dicho: ¡toma eso, lo mereces por ser enemigo del Señor de Señores!

Otros que hubieran dicho: antes de sanar a este inconverso pecador que ataca al mismísimo Señor, debe arrepentirse de todos sus pecados, hacer la confesión de fe y congregarse.

Otros dirían: Una vez que tenga frutos entonces se puede sanar a este pecador. Sanarlo así sin más, sin preguntar, sin decir nada, cuando está en el acto mismo del pecado es aprobar en lo que está.

Otros dirían: Solo una vez que aprenda la doctrina correcta que yo sé y la cual yo me autocertifico como tal y me autohonro por ello, entonces se puede hacer este milagro contra este pecador y enemigo de Dios y por tanto obviamente nuestro también.

Pero ahí está Cristo, amando, sanando, sin condiciones, sin preguntar incluso sin hablar, a sus peores enemigos.

__

La imagen pertenece al pastor Francisco Pincheira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s