Aniversario fallecimiento Patrocinia Carmona, primera pastora chilena.

Un día como hoy, 24 de julio, pero de 1975, fallecía la que es considerada como la primera pastora chilena ordenada.

FB_IMG_1564438615881

Se trata de Patrocinia Carmona Godoy de la Iglesia Metodista de Chile, quien inició el pastorado en 1933 y lo finalizó en 1954 con 21 años de ministerio pastoral.

 

En la foto, que es la única que pude conseguir, (perdón por la calidad) ella es la que se encuentra en nuestro lado derecho.

 

Inició como pastora suplente, pero realizó todos los cursos respectivos del Seminario Bíblico Latinoamericano de Costa Rica y rindió los exámenes siendo ordenada a los 50 años de edad. Sirvió en la Sexta Iglesia de Santiago, en la de Ovalle, la Cisterna y la Tercera de Santiago.

 

Predicaba constantemente a los reos en las cárcel hasta que un alcaide católico se lo impidió, incluso quemándole la Biblia. Predicaba también a los niños en los conventillos y los educaba pero también se lo prohibían los curas.

 

Consultada por las diferencias entre hombres y mujeres y la situación de opresión de la mujer contestó:

 

“La mujer nunca debe tratar de competir con el hombre. Debe estar a su misma altura, en cualquier trabajo. Dios no hizo diferencias. Los puso a los dos juntos en este mundo para apoyarse y complementarse. Jesús nunca rechazó a la mujer. ¿Por qué había de hacerlo el hombre?

 

Les dejo algunas frases que retratan su carácter:

 

“Tenía clientela para trajes de señoras y cuando el cura supo que yo me había hecho cargo de la Iglesia Evangélica y me había ido a vivir a la casa pastoral, dijo: “Si alguna de las socias de la Acción Católica son clientesde la señora Salas, debo decirles que a la Iglesia Evangélica no deben entrar, ni por trabajo ni por ningún motivo”. Eso me contó la esposa del gerente del Banco de Chile, a quien yo le cosía y por última vez me mandó hacer un traje sastre antes de venirse a Santiago. Así perdí toda mi clientela. Mi familia me ayudaba en enviarme la comida.”.

 

“En Arica adquirí muy buenas experiencias y bendiciones del Señor. Mi mayor gozo era dedicar todo mi tiempo, dinero y esfuerzos a la causa de nuestro bendito Salvador Jesús.”

 

“Cuando miro las condiciones del mundo y mi pequeña capacidad, me siento desfallecer. Pero me parece oír la voz del Señor y digo: Gracias te doy, oh Padre Señor del Cielo, que escondiste estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños”.”

 

Pasó sus últimos años en una humilde casa de madera en Santiago, falleciendo a los 96 años de edad.

 

Fuentes: Corporación Sendas.

Antología de la Mujer Metodista de Florrie Snow.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s