Hoy es el Día Internacional del Detenido Desaparecido.

El Estado, creado para la persecución del bien común, tiene el deber de velar por la integridad de sus ciudadanos, canalizando el poder por él reunido a fin de actuar en defensa de los derechos de las personas. Para ello puede utilizar la fuerza, pero para que esa fuerza sea utilizada debe ser siempre legítima, proporcional y legal. Así, el Estado puede ejercer la fuerza y detener a sus ciudadanos cuando estos realizan un comportamiento lesivo al bien común pues todos tenemos el deber de respetar el bien común a fin de convivir.

Por ese motivo resulta realmente contrario a los fines del Estado cuando éste detiene alguien de forma ilegal, desproporcional, sin juicio, sin un proceso racional y justo con derecho a defensa. Todavía más cuando esa detención significa algo aún más lesivo como es la desaparición forzada y permanente. Es un daño gravísimo a las personas, a sus familias, a los ciudadanos y por supuesto a la ética cristiana: el amor al prójimo y la dignidad del ser humano como portador de la imagen de Dios.

Por eso es importante tener conciencia sobre los detenidos desaparecidos, personas que en vez de ser protegidas por el Estado, son en realidad vulneradas por éste de una forma realmente radical.

Hoy recordamos a nuestros detenidos desaparecidos, teniendo siempre en mente a los que siguen desaparecidos desde la dictadura cívico-militar chilena, es decir, en el terrorismo de Estado, y también en tiempos de democracia, porque sí, en tiempos donde el Estado de derecho se ha reestablecido, y es posible expresar la propia opinión, criticar al gobierno y exigir a los tribunales se revise la legalidad de una detención y tutelar las garantías de la persona detenida, también han existido detenidos desaparecidos, cuestión que es de la mayor gravedad.

Así, de acuerdo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos tenemos los casos de: Hugo Arispe, José Huenante y José Vergara.

Hugo Arispe:

Hugo Arispe Carvajal trabajaba como cuidador de autos y fue detenido el 10 de enero de 2001 por Carabineros, con el argumento que se encontraba en estado de ebriedad en la vía pública. Al no tener dinero para pagar la multa, fue llevado al Centro Penitenciario de Acha en Arica, pero cuatro días más tarde se perdió su rastro. Su caso es uno de los tres detenidos desaparecidos que el INDH reconoce que han ocurrido en democracia y por quien en 2016 presentó querella por el delito de secuestro calificado (desaparición forzada de personas). Arispe habría sido aislado y castigado con una golpiza al interior del penal, en la que habrían participado a los menos cuatro gendarmes integrantes del llamado Grupo de Reacción, especializado en amagar riñas y hechos violentos que ocurran en la cárcel.

José Huenante:

El 3 de septiembre de 2005 el adolescente de 16 años, José Huenante, se encontraba junto a un grupo de amigos en las calles de la población Vicuña Mackenna de Puerto Montt. Luego de un confuso incidente, José habría sido detenido por Carabineros de Chile, sin que haya rastro alguno sobre su paradero a 10 años de ocurridos los hechos. Justamente, para esclarecer la desaparición de Huenante.

José Vergara

José Antonio Vergara Espinoza, es un joven de 22 años detenido por Carabineros el 13 de septiembre de 2015 y cuyo paradero hasta ahora se desconoce. Por este motivo el INDH presentó en 2016 una querella contra quienes resulten responsables de su desaparición forzada. El día en que desapareció Vergara, funcionarios policiales concurrieron a la vivienda de la víctima en la población La Tortuga, comuna de Alto Hospicio, luego que sus familiares alertaran sobre una serie de desórdenes que José estaba provocando producto de la esquizofrenia que padece. Tras su detención el joven no retornó al hogar y pese a la intensa búsqueda no se han encontrado rastros de su ubicación.

Fuente: https://www.indh.cl/desaparicion-forzada-una-realidad-dict…/

Aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda. Isaías 1:17

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque serán saciados. Mateo 5:6

El amor no se goza con la injusticia, mas se goza con la verdad. 1 Cor 13:6

Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre. Isaías 32:7.

La imagen puede contener: 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s