“Y dijimos que estaba bien” la famosa (supuesta) predicación de Anne Graham.

Dentro del mundo canuto existe una historia viral muy antigua y difundida (evidentemente no por todos, pero por una parte del pueblo), y que me gustaría reseñar porque es útil para graficar algunas ideas.

Se trata de una supuesta entrevista a la hija de Billy Graham, Anne Graham, en la que le preguntarían dónde estaba Dios que permitió que se hicieran los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y en la tragedia del huracán Katrina que golpeó Nueva Orleans (normalmente se pone la imagen que aquí compartimos, aunque esa imagen es de otra entrevista en que habla otros temas).

Al respecto se viraliza una respuesta que ella en realidad nunca dio, al menos no como se difunde en internet, aunque similar, ella dijo esto (traducción libre):

“Yo digo que Dios también está enojado cuando ve algo como esto. Yo diría también que durante varios años los estadounidenses en cierto sentido le han dado un puñetazo a Dios y le han dicho: Dios, te queremos fuera de nuestras escuelas, nuestro gobierno, nuestro negocio, te queremos fuera de nuestro mercado. Y Dios, que es un caballero, se ha retirado silenciosamente de nuestra vida nacional y política, nuestra vida pública. Quitando su mano de bendición y protección. Necesitamos dirigirnos a Dios antes que nada y decir: “Dios, lamentamos haberte tratado de esta manera” y te invitamos a que vengas a nuestra vida nacional. Ponemos nuestra confianza en ti. Tenemos nuestra confianza en el Dios de nuestras monedas, tenemos que practicarlo.”

En internet se dice que a esa respuesta habría agregado cosas tales como “la eliminación de oración en las Escuelas, la legalización del aborto, la eliminación de la violencia física como castigo disciplinario para los hijos y para los estudiantes (sí, aunque suene increíble) y varias otras cosas más (como la “tolerancia” al adulterio del presidente Clinton) y por eso Dios ya no protegía a U.S.A.

Ahora bien, amados hermanos, respecto a cualquier de estas dos declaraciones ¿existe en verdad una relación causal entre una cosa y otra, entre un atentado terrorista, un huracán y estas cosas?

¿Creen ustedes que la gente se sube a un avión, lo roba, secuestra a la gente en él y se abalanza contra un edificio muriendo en el acto sobre el primer país que se ha alejado de Dios? ¿O será que este atentado (y todo atentado) terrorista sobre un país tiene una causa profunda? ¿Ustedes creen que los que hicieron ese atentado lo hicieron sobre U.S.A. porque sí, sólo por odio sin causa, por mera maldad? Pues es evidente que no.
Un atentado terrorista es terrible, no es justificable, pero sí es entendible.

U.S.A. tiene enemigos en todo el globo, y estos no sólo son enemigos que compiten con ese país por ser más desarrollado ni más influyente, sino que tiene enemigos porque U.S.A. no tiene escrupulos en invadir, matar y saquear naciones que actúan contra sus intereses económicos. Matando civiles, matando líderes, derrocando gobiernos, conspirando y sancionando a quienes amenazan sus intereses económicos y empresariales (ver doctrina del presidente Monroe en Latinoamérica, la invasión a República Dominicana, la Escuela de las Américas, la operación Cóndor).

Estas invasiones reciben legitimación en una ideología acérrimamente nacionalista que está impregnada en todo su quehacer, y también recibe legitimación religiosa, en virtud de la cual Estados Unidos actúa como si su modelo político y económico fuera de orden divino. U.S.A se siente una nación elegida y por ende excepcional, autorizada para matar (ver y buscar la doctrina del excepcionalismo estadounidense). Por ello, está permanentemente en guerra protegiendo a sus empresas en el extranjero donde obtienen materias primas, la mayor parte del tiempo bajo justificativos tales como la democracia y la libertad (aunque no invade países que no tienen democracia y libertad pero sí son sus aliados como Arabia Saudita…).

En U.S.A. muchos de sus pastores bendicen a su ejército y actúan como si fueran alguaciles de Dios en el orden global.
Con esa política, siembran no sólo el terror, sino el resentimiento en almas de personas que lo pierden todo en las manos del ejército norteamericano: tierras, bienes, paz, familia, comunidad e identidad.

Y un ser humano que lo ha perdido todo, familia y cosas, cuyo único patrimonio es la sed de venganza, ese es capaz de inmolarse con tal de infringir un poco de daño a los que identifica como sus enemigos (es verdad que se requiere otros elementos culturales pero, en grueso, así se siembran terroristas, estos no nacen de la nada, ni sus objetivos son porque sí).

Así si alguna falta moral ha llevado a la sociedad estadounidense a sufrir aquel atentado, ese ha sido el matar a su prójimo en otras latitudes.

Ya se los había dicho el pastor King advirtiendo que U.S.A era el “más grande exportador de violencia del mundo” y que actuaba ilegítimamente como si fuera “agregado militar de Dios sobre la tierra inmiscuyendose en los asuntos de otros países”. Así, si a algún siervo de Dios no oyeron, fue a pastores y personas como King, que advirtieron esta maldad que no demoraría en cosechar otras maldades. Los atentados ocurren por eso, no por otras razones.

¿Es acaso también la falta de oración en las Escuelas la que generó un devastador huracán sobre U.S.A., en la ciudad de Nueva Orleans?

¿No están generándose huracanes y otras catástrofes producto de la contaminación creada por el hombre de la cuál Estados Unidos es el primer exponente? Si el clima está loco es porque nosotros lo hemos enloquecido no con cuestiones morales sin conexión con ella, como “tolerar” la infidelidad de un presidente, sino por no cuidar la creación, explotándola y torturándola, hasta cosechar estas terribles cosas.

Por otra parte hace falta evaluar muchos otros aspectos doctrinales detrás de estas aseveraciones ¿Dios no cuida de ti si pecas? ¿Dios no te protege o no te ama cuando le fallas? Eso es un gran problema para la visión acerca de la fidelidad y amor de Dios para con su gente o peor aún ¿le vienen tragedias sólo a los hombres y mujeres malos o pecadores? ¿No nos enseñó Jesús que todo esto no es así (Lucas 13:1-5, Juan 9:1-3)? ¿No fue la vida de Jesús o la de el justo Job una tremendamente trágica? ¿No nos enseñó acaso Jesús que Dios no mandaba muerte sobre los que no creían en él porque él había venido para salvar las almas y no a perderlas (Lucas 9:54-56)?

Hay otros aspectos también que decir sobre la pretendida decadencia moral “cristiana” de Estados Unidos ¿No había oración en las Escuelas cuando estas estaban segregadas y no admitían negros? ¿No fue que la esclavitud se practicó en USA cuando prácticamente todos creían en Dios? ¿No fue antes de la tolerancia a un presidente adúltero que otros presidentes pusieron a migrantes mexicanos en campos de concentración, financiaron la operación condor o se lanzó dos bombas atómicas sobre población civil y otras varias sobre islas llenas de animales y naturaleza (creación de Dios)? ¿No fue en tiempos de un protestantismo general que Estados Unidos mató a la mayoría de los indígenas porque consideraba que “no eran elegidos de Dios”? ¿No era inmoral el Estados Unidos que ideó, ordenó y financió los golpes de Estado y Dictaduras en Latinoamérica a fin de garantizar el acceso de sus empresas a (“sus”) recursos naturales en estas sufridas tierras durante la segunda mitad del siglo XX?…

¿O será más bien que cierta cristiandad privilegiada acusa nostalgia de un pasado en el que sus seguridades eran más cómodas y menos cuestionadas aferrándose ciegamente al estatus quo? ¿O que por otro lado la escala de nuestros valores está distorsionada y poco anclada a los asuntos reales, mezclando desde el desconocimiento peras con manzanas?

Estos pensamientos de un Dios vengativo, de un Dios que envía tragedias, de una calamidad que acontece por razones morales desconectados con sus causas no sólo distorsiona una visión del Dios que nos mostró Jesús, sino que impiden acudir a las verdaderas causas de los problemas. Desde esas tragedias U.S.A. ha aumentado su intervención militar (saqueo económico) a otros países y culturas y no ha disminuido su contaminación, sino por el contrario, ha incluso elegido a un presidente que cree que la catástrofe climática ocasionada por el hombre es una mentira de los Chinos para frenar la economía y que parece actuar con un discurso “restaurador” de esa vieja América “cristiana” a la que hay que hacer “grande otra vez” ¿y a cuál grandeza aspira una nación tan marcada por la violencia, la sangre y la guerra?.

Ha entonces cimentado el camino para los atentados del futuro y para las huracanes que le arrasarán mañana, generando no sólo el dolor de sus ciudadanos sino a escala global. No porque Dios las mande, pues su corazón es piedad, sino porque lo que uno siembra cosecha, y en este caso la cosecha le pega más fuerte a los más débiles que no son precisamente ellos. Siembra violencia por el mundo, el mundo le cosechará violencia, siembra destrucción de la tierra, la tierra traerá destrucción..

Todos estos pensamientos mágicos, supersticiosos y lejanos a la fe cristiana, tan presentes en ciertos grupos evangélicos en USA, llegan y afectan a los evangélicos latinoamericanos.

Sin ir más lejos Dan Hormachea aseguraba el año antepasado en el “Servicio de Acción de Gracias” que las catástrofes climáticas habían acontecido desde las fotos de Spencer Tunik, la ley de divorcio y el acuerdo de unión civil. Por eso es necesario que los cristianos -sobre todo los del pueblo- comprendamos estas cosas, porque esas opiniones sin sentido, contrarias a la fe cristiana no sólo nos avergüenzan por su gran irracionalidad, sino que nos hacen perder el tiempo y distraen al pueblo para solucionar sus problemas, tan urgentes, tan reales, tan dramáticos, tan evidentes pero que tanto se niegan, se obvian y se quedan sin solucionar, luchando contra otros fantasmas.

EOC

La imagen puede contener: 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s