Crisis matrimonial.

Mientras Jesús siendo rey se hizo siervo, nosotros no queremos ser sirervos sino reyes y gobernar.

Mientras Jesús dijo el mayor es el que sirve, nosotros queremos liderar, mandar, ordenar.

Mientras Jesús siendo santo se juntaba con los desechados, nosotros siendo pecadores pretendemos juntarnos solo con puros.

Mientras Jesús dijo vendan lo que tienen hagan limosna y no junten tesoro en la tierra, nosotros creemos en un Dios de prosperidad material y crecimiento económico.

Mientras Jesús dijo “no quedará piedra sobre piedra del templo”, nosotros queremos templos más grandes, más fabulosos, fastuosos, “dignos de él” que nunca tuvo dónde recostar su cabeza, ni lo buscó.

Mientras Jesús dijo no a la tentación del poder de la tierra, nosotros decimos sí al poder en nosotros.

Mientras Jesús se admiraba de las personas que no eran parte del pueblo elegido, nosotros miramos en menos a los que no creen.

Mientras Jesús dijo dad a Cesar lo que es de Cesar, nosotros decimos que Cesar sea uno de los nuestros.

Mientras Jesús ignoró al tirano y corrupto Herodes, nosotros queremos que se pasee por nuestro templo y sentir que así cumplimos nuestra misión, sentirnos así tan honrados.

Mientras Jesús dijo a Pilato “mi reino no es de este mundo”, nosotros le decimos a los gobernantes “todo el reino será tuyo, si postrado adorares”.

Mientras Jesús ignoraba a los poderosos y elegía los pequeños, nosotros queremos bendecir las coronas, y elegimos a los grandes.

Mientras a Jesús lo disfrazaron de rey para burlarse de él, nosotros queremos ser reyes para dignificar así nuestra fe.

Mientras Jesús escuchó a la mujer sirofenicia, se maravilló y cambió de opinión, nosotros no escuchamos a las marginales, no desesperamos a su voz, y endurecemos nuestras opiniones contra ellos.

Mientras Jesús no tenía dónde recostar su cabeza, nosotros soñamos con ampliar nuestra casa, nuestro auto, nuestros bienes.

Mientras Jesús alimentó a los hambrientos, y ayudó a los necesitados, nosotros les pedimos a ellos que nos mantengan porque así Dios les bendecirá, devoramos la casa de la viuda.

Mientras Jesús dijo no puedes servir a Dios y a las riquezas, nosotros decimos si servimos a Dios, él nos dará riquezas.

No hay descripción de la foto disponible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s