Neutralidad política y pluralismo en las iglesias evangélicas.

La neutralidad política es un bien que muchos quisiéramos alcanzar, es algo a lo que no pocos han aspirado, pero resulta que es imposible.

Si uno por ejemplo calla, no dice nada, no se pronuncia para poder ser neutral, lo que está haciendo, en realidad, es estar a favor del status quo, estar a favor de que nada pase, esa postura entonces no es neutral, se pone del lado de lo que hay, y si lo que hay es injusticia, entonces está del lado de la injusticia.

La distinción “izquierda y derecha” viene del tiempo de la revolución francesa, cuando en una asamblea, se pusieron del lado izquierdo los que querían abolir la monarquía y su sistema, y cuando se pusieron del lado derecho los que querían seguir con él. De ahí en más –en general- los que quieren cambios son los de “izquierda” y los que quieren que todo esté como está, están del lado de “la derecha”. Por eso generalmente son los ricos y poderosos los que están de ese lado, no quieren cambios, porque temen perder lo que han ganado. De esa manera, a pretexto de neutralidad, quien calla, quiere que todo esté como está, y por lo tanto, su posición, es genéticamente de derecha, y no es verdaderamente neutral.

La neutralidad entonces es imposible, también es una posición, siempre lo ha sido y lo será ¿Qué hacemos entonces?

Simple, como no podemos ser neutrales, lo mejor es ser pluralistas, si quieres tomar una posición política, puedes ofrecerla a quienes te quieran escuchar, puedes decirla y compartirla para que los demás la consideren, la refuten, la critiquen, la acepten, la sigan, la corrijan, la complementen. Por ningún motivo te atrevas a decir cosas como “y si no crees lo mismo que yo, no eres verdaderamente cristiano”, pues no tienes esa facultad; tampoco puedes decir, en virtud de mi autoridad, título, fama, poder, cargo, estudio, etc., todos deben creer lo que yo diga, pues eso es un atropello a los hermanos en Cristo que no piensan como tú y supone atribuirse una autoridad que no tienes, es de hecho, una falacia de autoridad.

Lo que podemos hacer para participar políticamente como cristianos es aprender a respetar la posición del hermano que tienes al frente, podemos decirle por qué pensamos se equivoca, podemos dar nuestros razonamientos teológicos, históricos, contextuales, empíricos, todo lo que queramos, pero nunca ser matones que dan certificados de cristianismo a los que te dan el amén, y certificados de ateísmo al hermano en la fe que difiere de ti. Esa es una arrogancia tremenda, que debe ser reprendida y desechada.

Nosotros siempre tomamos posiciones, no somos neutrales, no queremos serlo, este es un blog de un cristiano que presenta sus argumentos, y los pone delante de ustedes para que ustedes los consideren, se burlen, los complementen, los sigan, los destruyan, hagan con ellos lo que quieran, aquí es un testimonio de alguien que razona a la luz de las Escrituras, de la historia de los evangélicos, de las ciencias del derecho, la contingencia, y de la tradición democrática y pluralista con la que se asienta la reforma protestante en este país, desde el “pensamos y dejamos pensar” wesleyano.

Este blog no es neutral, no lo pretende, no puede serlo, tampoco busca aprobación pues en realidad no la recibe de muchísimos de sus hermanos que lo ven como “herejía constante”, no importa, de lo que se trata es de dar un testimonio de fe y pensar, aunque muchos no lo entiendan, y crean que lo único edificante es que todos le lleven el amén a un lídero o a una institución.

El profeta Jeremías una vez dio una profecía, pero se le apareció otro profeta que también en nombre de Dios profetizó todo lo contrario y lo contradijo (leanlo en Jeremías 28). El profeta Jeremías lo escuchó y le dijo, amén a su profecía, si es cierta la tuya o la mía, de eso dará testimonio Dios por los hechos en el futuro (las profecías, en todo caso, no son actos de adivinación mágica, sino de denuncia de una injusticia/justicia social que produce consecuencias, son denuncias de profundo contenido político, por eso a los profetas se les reconoce profetas mucho tiempo después que mueren, porque el tiempo les dio la razón).

A nuestro mundo canuto le falta mucha educación cívica, le falta mucha educación teológica e histórica, le falta aprender de sus errores y aciertos en el pasado reciente y lejano, le falta capacidad de diálogo, le falta respeto por su hermano y aprender que aquel que dirá “pasa siervo fiel” y “no os conozco hacedores de maldad” no somos nosotros sino aquel que pesa los corazones y que juzga no por apariencia ni subjetividad.

Muchos de los más grandes tiranos, de los más grandes asesinos, llegaron hasta allí porque se creían la voz de Dios, se creían dueños de la verdad. La verdad existe, yo no creo en el relativismo, la verdad es una sola, pero yo no soy dueño de ella, no soy dueño de Dios ni de Cristo, nadie lo es, ninguna iglesia, institución o líder es dueño de Dios, usted querido hermano no lo es, usted puede decir cuál cree es la verdad, puede vivir conforme a ella, pero no puede creerse dueño de ella, al contrario, la verdad que es la dueña de todos nosotros mostrará quién es quién por el fruto, por el tiempo, y por el día en que nos juzgue, no porque alguien se autorrecomiende dueño de la verdad más verdadera.

Todos debemos pues tener temor con lo que sostenemos, no porque no lo creamos, sino que reconociendo nuestra humanidad, asumamos que en el fondo, quien se cree dueño de la verdad, en realidad simplemente es un egocéntrico que está previo a pegarse muy duro en la vida, e incluso, dañar severamente a todos a su alrededor.

EOC.

No hay descripción de la foto disponible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s