Predica el evangelio, no política.

-Si predico que “Dios creó a hombre y mujer a su imagen y semejanza y que todos son de un mismo linaje”, estoy diciendo algo muy político, y es que todas las personas son iguales.

-Si digo que Dios es creador y de él es la tierra y su plenitud, estoy diciendo algo muy político, y es que no podemos destruir el mundo o actuar como si fueramos dueños de él, que la propiedad no es absoluta, está limitada por un orden superior.

-Si predico que Jesús es el Señor, estoy diciendo algo muy político, y es que no reconozco otro señor, sea el FMI, el Estado, el Mercado, el Rey o el dueño de la Hacienda, o el Presidente, solo tengo un Señor, el Carpintero marginal que murió con los brazos abiertos.

-Si digo que Dios ama a cada ser humano, estoy diciendo algo muy político, que es que cada ser humano tiene el mismo valor, no pueden haber distinciones, ni acepciones de personas, pues Dios no las hace.

-Si digo que el mandamiento de Cristo es amar, estoy diciendo algo muy político y es que no podemos ser indiferentes al sufrimiento ajeno, mucho menos dañar, matar, oprimir o hacer injusticia con los demás pues incumplo el mandamiento de Cristo.

-Si digo “cada vez que ayudas a un hambriento, a un preso, a un extranjero, o a un sediento a Cristo lo haces” estoy diciendo algo tremendamente político y es que si como sociedad no lo hacemos, somos indiferentes a él.

-Si digo que “cualquier cosa mala o buena que yo haga por un pequeño a Cristo lo hice” entonces estoy diciendo algo político que es que si hay abuso, maltrato, robo, discriminación, opresión, explotación y cualquier mal, a Cristo lo hacemos.

-Si digo que una persona puede creer o no creer en el evangelio, estoy diciendo que la gente debe tener la libertad política de creer o no en una doctrina que alega ser verdad, estoy diciendo que debe haber libertad de conciencia y la gente debe poder elegir su forma de pensar y vivir mientras no dañe a otros.

-Si digo como Pablo “¿por qué soy juzgado por la conciencia de otro?” estoy diciendo que la gente debe tener libertad para actuar conforme a su conciencia.

-Si digo que ninguna persona o institución es dueña de la verdad pues Dios es más grande que toda persona o institución, estoy diciendo algo muy político y es que cada persona debe buscar su felicidad, su verdad de forma personal.

-Si digo como Jesús que los gobernantes y señores se enseñorean de sus súbditos pero que entre nosotros no debe ser así, sino que el que quiera ser mayor entre todos debe ser un servidor, y lavar los pies de su hermano, entonces estoy predicando una vision inversa de la política en que el líder está al servicio de la gente y no al revés.

-Si digo que Jesús siendo rey se hizo siervo y nosotros debemos ser como él, estoy diciendo algo muy político y es que nuestra aspiración no es a gobernar, sino a amar.

Predicar el evangelio, vivir conforme a él, y entenderlo con atención, es una cuestión política todo el tiempo.

Lamentablemente, la mayoritaria participación evangélica en política es inversa a esto, y los valores que se dicen defender son en realidad persecuciones contra la conciencia ajena, relacionadas con la vida privada de la gente, au sexualidad, su pensamiento o una simple aspiración al poder y la riqueza de este mundo, o para que unos iluminados que se creen representantes amarren el evangelio a sus propios mesias, a nombres, a su propia política partidista o personalista.

No hay descripción de la foto disponible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s