Halloween

Halloween

¿Qué es lo satánico?

¿Un grupo de niños disfrazados (con máscaras feas algunos), que sale junto a sus padres a pedir dulces a sus vecinos? ¿Un zapallo con cara de tiburón sonriente? Sinceramente, no creo que eso sea ni por un segundo “lo satánico”.

Lo satánico es lo que miente, lo que roba, mata y destruye.

Lo satánico nunca se presenta como algo feo, sino como algo bello, como “ángel de luz”, pero viene a generar esto: mentira, robo, muerte, injusticia, destrucción de la naturaleza.

Satánica es la guerra, el hambre, la miseria, el odio, el soborno, el cohecho, la opresión, el rencor, el abuso con forma de ley como dice el profeta y las obras de las tinieblas son cosas como la envidia, la codicia, la acumulación, el engaño, las contiendas absurdas, la separación etc. Eso es satánico.

Me impresiona sinceramente vernos espantados con que los niños celebren Halloween, o decir “no veas películas de terror” mientras vemos toda clase de películas donde se mata, se engaña, se violenta, se abusa incluso sexualmente, se celebra la desigualdad, normalizando aquello, y no se les ocurre pensar que esas cosas son (mucho más) satánicas y al menos reflexiona sobre eso.

La obra de las tinieblas y del diablo no es moverte las sábanas, abrir una puerta en forma invisible, asustarte en las noches, la obra de las tinieblas es que no hagamos la voluntad de Dios: amar a todos sin distinción. La obra de las tinieblas es disfrazarse de cosas buenas para de hecho hacer o justificar cosas malas que matan, torturan, violentan, privan de dignidad, segregan. Veo más satanismo en los modelos económicos que no atienden ni alcanzan para todos, en el nacionalismo que violenta y separa, en la discriminación, en la desigualdad, en la impunidad y en el castigo desmesurado, en la segregación racial, económica y nacionalista, en la destrucción del planeta.

Un peligro satánico para los niños y niñas me parece mucho más las máscaras de hipocresía religiosa que todos usamos, las máscaras que nos hacen aparentar que somos súper buenos cristianos, que estamos en todas y que somos un gran ejemplo, pero en nuestras casas no damos tiempos a nuestros cónyuges, hijos y familiares o que imponen una disciplina brutal a hijos e hijas para mantener una apariencia de familia cristiana perfecta.

Un peligro satánico para los niños y niñas me parece la poca preparación e incluso indiferencia que tenemos para prevenir y reaccionar al abuso sexual de niños y niñas, un peligro satánico me parece la disciplina familiar sin gracia, comprensión, oídos y sin compasión y apoyo, el no oír a las niñas en sus dudas, el no tener tiempos para nuestras hijas por estar demasiado en la iglesia o por ver demasiada televisión, sacrificando así a nuestros hijos al ídolo de la vida eclesial sobrecargada, al ídolo de la televisión y ocio excesivo o del trabajo solo para tener más dinero (y me parece satánico que haya gente que esté obligada a trabajar tanto que no pueda atender a sus hijos sino solo darles un mínimo de bienes), satánico es el bullying que tantas veces vemos como “cosas de niños” pero que causa altos niveles de suicidio adolescente en Chile, sobre todo dentro de los grupos más discriminados (como sí, los lgtbi, los indígenas y los migrantes).

Nunca en mi vida he celebrado Halloween, no creo tampoco que sea pertinente para un cristiano disfrazarse de cosas que hacen alusión a lo oscuro, o a la muerte y cosas así, pero ¿de verdad Halloween nos parece un escándalo y manifestación de las tinieblas? ¿de verdad nos organizamos para funar o condenar cosa tan superflua?

Si hoy su vecino junto a su niño llama a su puerta, cosa que rara vez le pasa a uno, tal vez sea bueno que le abramos y compartamos con ellos, un dulce o algo más saludable, no sé, y sumarle un saludo, un qué gusto, un si necesita algo me dice, un Dios les bendiga, un cuenten conmigo para cualquier cosa, etc. Tal vez podemos decirles que no nos agrada la alusión a lo oscuro, pero que sí estimamos a quien está bajo ese disfraz a veces tierno, a veces simple, otras veces más cercano a ideas más “oscuras”, pero como sea, hacer un bien o un bonito gesto a un niño. Dejemos ya la superstición, y salgamos al llamado de Cristo: amar, ser amable, servir y no ser servido.

EOC

La imagen puede contener: 10 personas, personas sentadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s