Grupo de pastores llama a votar hoy sin hacerse responsables de sus llamados anteriores.

Estos últimos dos días ha aparecido en la prensa nacional dos cosas: la primera, una declaración de diversos actores evangélicos, entre ellos el Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas de Chile, el obispo Hédito Espinoza, la pastora Antaris Varela, el Consejo de Pastores y Obispos Evangélicos de Chile, el obispo Javier Espinoza, y varios otros más diciendo que si bien (ahora) apoyan las demandas sociales rechazan la nueva constitución; y la otra, una completa nota en La Tercera del diputado RN Eduardo Durán “liderando” la posición evangélica contra la Nueva Constitución.

Ya me he referido en otras ocasiones, y lo seguiré haciendo, sobre lo clave y vital que es cambiar la Constitución para poder realizar las reformas sociales y poner fin a la corrupción política, cuestión que hace caer de inmediato la postura de “apoyar las demandas sociales” pero no el cambio a la Constitución.

Pero no planeo tratar eso ahora, hay cosas previas a ello:

¿No hay pudor aquí? ¿No hay un poco de vergüenza? ¿No hay una cuota mínima de arrepentimiento y autocrítica?

¿No son ellos los que en la elección pasada llamaron a votar por Sebastián Piñera, aun sabiendo todo su historial político y económico, conociendo aun los escándalos de abuso económico y de corrupción en los que ha participado él y sus partidos políticos? ¿De verdad, así como si nada, sostienen aún que poseen alguna clase de discernimiento político y se desentienden de su responsabilidad por el apoyo irrestricto que han dado a políticos que son responsables de todo el “abuso con forma de ley” que estamos observando? ¿No sabían ellos de la ley de pesca aprobada por su candidato, no sabían de su participación y apoyo a las ISAPRES a las AFPS, a los impuestos bajos a los ricos y altos a los pobres, del caso del banco de Talca o de la sanción que recibió de la SVS por uso de información privilegiada?

¿De verdad dicen ahora que “apoyan las demandas” si ellos mismos han llamado a votar por políticos que son responsables del abuso, la corrupción y la crisis? ¿No tienen acaso a varios de sus miembros y familiares trabajando con jugosos cargos en el gobierno de Piñera como pago al apoyo político religioso que le dieron en campaña?

¿No son estas organizaciones las que no solo apoyaron a Eduardo Durán Castro en su corrupción sino que hasta el día de hoy mantienen lazos con él y a una estructura eclesiástica igual de abusiva y corrupta que la de él, cumpliendo la labor de detener cualquier iniciativa que controle el abuso económico en sus iglesias y dando un terrible testimonio cristiano ante el país entero?

¿De verdad tienen el descaro de seguir hablando a nombre de la Iglesia Evangélica luego de ser ustedes parte de los responsables directos de todo el abuso observado?

¿Ahora dicen que están contra el abuso y la corrupción si ustedes son los protagonistas de ella? ¿Niegan ahora que en los valores públicos y propagandas políticas en realidad nunca se acordaron de las AFPS, las Isapres, los trabajadores o los estudiantes sino los asuntos del ombligo para abajo, callando sobre el abuso y por el contrario llamando a votar por sus responsables, hipotecando todo el evangelio?

Señores, la opinión pública conoce sus frutos, los cristianos conocemos sus frutos, tienen que arrepentirse, tienen que hacer obras dignas de arrepentimiento, reconozcan su responsabilidad en la crisis, ustedes no representan soluciones sino que forman parte del problema.

Vuestro posicionamiento hoy no solo no es creíble, sino que vuestra sola voz es en realidad una vergüenza para el evangelio, siguen pisoteando una y otra vez la predicación del evangelio con toda su corrupción, con su hipocresía y con su abuso a la conciencia. Ese es el testimonio que dan.

Cambien, enderecen los caminos, dejen la corrupción, dejen de embriagarse con el dinero y los poderes de la tierra, y vuélvanse al evangelio que NO nos manda a velar por los intereses propios, sino por el prójimo, por los que tienen hambre y sed de justicia, por los oprimidos, por los que padecen violencia. Dejen la usura y alcen la voz contra ella, velen por la causa de los pobres, eso les demanda la Palabra, Cristo mismo en las Sagradas Escrituras.

Salen a hablar manifestando una preocupación, que no solo es infundada, sino que además tiene que ver solo con sus intereses personales y gremiales pero ¿es acaso el evangelio eso? No, el evangelio es velar por el otro, es amar al prójimo, y ustedes no han hecho eso en su acción política, ¿por qué han callado sobre los ojos mutilados, la brutalidad policial y las violaciones a los DD.HH? No tienen más voz que por ustedes mismos y sus intereses ¿pero los presos, los oprimidos, los pobres, los que sufren usura, los ancianos, los estudiantes, muchos de ellos miembros de sus iglesias cuándo?

Paren el escándalo, pongan orden en sus vidas e instituciones religiosas corrompidas y llenas de escándalos, luego pongan orden en el país. Saquen su viga primero, que su discernimiento político ya ha demostrado ser no solo falible, sino causante de incalculables males a todos, pero especialmente al evangelio de Cristo, en favor de los codiciosos y poderosos.

Mientas se apacientan a sí mismos, el costo político de su ambición y de los intereses económicos para los que trabajan lo pagará la proclamación del evangelio.

EOC.

82143683_2549263418506335_3672965137146314752_o.jpg

 

81488879_2549263515172992_8329317170479628288_o.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s