El mito de la libertad religiosa con Pinochet.

Los evangélicos que apoyaron a Pinochet en dictadura esperaban obtener de él la igualdad que nunca se les había dado como minoría discriminada, esperaban que se les diera respeto y los mismos derechos, ley de culto, mismos tratos que la iglesia católica romana. No los obtuvieron, sólo lograron beneficios y réditos para ellos (no para la generalidad) al costo de apoyar al dictador a pesar de sus crímenes y de instalar la idea de que todos los evangélicos apoyaron el genocidio, obteniendo solamente especiales beneficios para la Catedral de Jotabeche (el tedeum y el aura de ser los únicos representantes válidos evangélicos delante del gobierno, excluyendo a las otras iglesias).

Con suerte obtuvieron que no los molestaran en sus predicaciones, claro que la “libertad” que tuvieron para predicar estaba condicionada a no criticar los gravísimos pecados del régimen, pues quienes tuvieron la valentía y la integridad de predicar contra dichos crímenes sufrieron la inmediata persecución: el pastor pentecostal José Matías Ñanco dijo a los militares que matar era pecado, y fue asesinado a tiros delante de su familia; el obispo luterano Helmut Frenz denunció la tortura, fue allanada su iglesia, fue Intervenida su denominación y fue exiliado; el Comité Pro Paz fue disuelto por Pinochet, el rector de la Comunidad Teológica pastor metodista Samuel Araya fue detenido y exiliado, el decano y hermano metodista Arturo Chacón también tuvo que huir, los pastores que entregaron la carta contra los crímenes a Pinochet fueron reprimidos, el Servicio Evangélico para el Desarrollo donde trabajaban pastores como Juan Sepúlveda fue allanado ilegalmente; los metodistas y los wesleyanos fueron hostigados y espiados, la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas funcionó clandestinamente en muchas ocasiones para salvar vidas,  adicionalmente la dictadura cívico-militar no reconocía como válidos y existentes a quienes no lo apoyarán explícitamente. Todavía más, con el decreto 349 de 1975 se establecieron facultades para que la dictadura hiciera renunciar a miembros del directorio de las iglesias evangélicas que estaban sujetas al derecho privado e incluso el Estado pudiera designar a los miembros de su directorio, cuestión que intentaron con Luteranos y Bautistas, afectando severamente la libertad de religión, y con la Constitución del 80, la comisión Ortuzar optó por mantener los privilegios de la Iglesia Católica Romana como iglesia de derecho público en desmedro del resto de minorías religiosas.

Sin embargo el discurso de “Pinochet nos dio libertad e igualdad” sigue perfectamente instalado hasta hoy, cuando en realidad una libertad condicionada a no denunciar ciertos pecados gravísimos que afectan al prójimo no es otra cosa que complicidad y amenaza en un estado de temor, que a pesar del mito inverso, frenó el crecimiento del movimiento pentecostal aunque no lo detuvo. Dicha interpretación histórica del rol de la dictadura está alimentada bajo la paradoja de que en la cortina de hierro de la URSS se perseguían a cristianos católicos, ortodoxos y protestantes, sin ser capaces de ver la persecución de cristianos que se daba en su propio país.

Cuando vino la campaña del SÍ y el NO, continuó la tónica: el NO traería marxismo, ateísmo, y persecución a la libertades religiosas. Resultó ser al revés, no sólo no hubo persecución y siguió plena libertad para predicar, sino también se obtuvo en democracia y con “gobiernos de presidentes ateos y agnósticos” todo lo que la dictadura militar no les dio: desde una ley de libertad de culto, hasta capellanes, desde una ley antidiscriminación hasta reconocimientos como un día nacional y derecho explícito a la asistencia espiritual en cárceles, fuerzas armadas y hospitales, además de aportes económicos, muchas veces a mi juicio, innecesarios. En democracia se dieron de hecho el lujo de confrontar a una presidenta, sin recibir sanciones, cosa que no atrevieron a hacer sabiendo los crímenes de los que el régimen dictatorial era autor.

La estrategia hoy ante la pregunta por la nueva Constitución es la misma, exactamente igual: viene marxismo, ateísmo y persecución. La historia ya demostró cuánto se equivocaron (tuvieron papelones similares de terrores de persecución con la tramitación de la ley de culto, con la ley Zamudio, el acuerdo de unión civil, y la ley de identidad de género) pero los mismos actores, algunos incluso que vivieron todos esos procesos, insisten en vivir del discurso del terror para alentar decisiones políticas en la hermandad basadas en ellas, no importa cuánto se hayan equivocado antes, siempre lo olvidan, y siempre es obvio que la persecución ahora sí que viene.

Muchos hay quienes decían que no había que tratar el tema del pinochetismo dentro de dichas iglesias, que era cosa del pasado, los últimos días han demostrado que su legado sigue perfectamente instalado en medio de muchas denominaciones y sigue generando el mismos efecto: apoyar elites que nunca han apoyado la igualdad religiosa de evangélicos con católicos, apoyar elites que son responsables directos de las injusticias que viven los campesinos, mujeres, indígenas, pensionados, estudiantes, pobladores y obreros que frecuentan sus templos.

La alianza evangélica (una parte de los evangélicos pero muy visibles) con la élite militar y económica de la dictadura cívico militar, que es castrense y de raíz fuertemente católica tradicionalista, siempre ha sido de conveniencias, en el contexto de la presión de Estados Unidos bajo la doctrina Monroe, en la cual los evangélicos han servido de carne de cañón para apoyar intereses económicos disfrazados de otra cosa, perdiendo en todos los frentes, creyendo que ganan.

En la foto, un buen libro sobre el tema.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud, calzado y exterior
La imagen puede contener: texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s