Comentario Recurso de protección de Durán

Luego de un largo proceso de dilatación, se supone que hoy se realizarán los alegatos y vista de la causa del recurso de protección del ex obispo Eduardo Durán en la Corte de Apelaciones de Santiago por considerar que su destitución por parte de los oficiales de Jotabeche fue un acto ilegal y arbitrario (la sentencia debería estar unos días después de los alegatos).

He estado siguiendo largamente este proceso, el cual me parece de resultado impredecible en esta primera instancia (sea cual sea el resultado, existirá una apelación ante la Corte Suprema que decidirá y zanjará el resultado, así que ninguna victoria será definitiva aun para nadie).

Lo que es llamativo e impresionante a lo largo de la tramitación de la acción de protección, es que la Corte de Apelaciones ha demostrado no entender la diferencia entre persona jurídica de derecho público creada por la ley 19.638 y el resto de personas jurídicas como las corporaciones de derecho privado, dictando resoluciones en las que las confunde. En efecto, pareciera no captar que las personas jurídicas de derecho público creadas por la ley 19.638 no tienen vigilancia ni deber alguno en relación con el Ministerio de Justicia ni el Registro Civil, que es el famoso cheque en blanco que entrega esta ley para las organizaciones religiosas sin control alguno y que ha permitido la proliferación de iglesias con abusos económicos, autoritarismo y nula transparencia financiera.

También es notable lo confundida que está la Corte con el enredado mundo evangélico, donde cada día se constituyen más y más iglesias con nombres similares pero no por eso vinculadas jurídicamente. Iglesia Metodista Pentecostal (de derecho público), Iglesia Metodista Pentecostal (de derecho privado), Primera Iglesia Metodista Pentecostal son solo ejemplos, y la Corte no lo entiende, dictando resoluciones dirigidas contra ellas sin distinguirlas. Y eso que aun no le hablan de la Iglesia Unida Metodista Pentecostal, Iglesia Metodista Pentecostal Universal, Iglesia Metodista Pentecostal Restaurada, Iglesia Metodista Pentecostal Remanente, etc, etc. Son enredos con los que tiene que lidiar, sin captarlos bien.

De esta manera se las ha llevado solicitando oficios e informes al Registro Civil y al Ministerio de Justicia que estos no pueden darle, a pesar del diligente y encomiable trabajo de los abogados de los Oficiales de Jotabeche de explicarle con peras y manzanas cómo funciona el sistema. La Corte ha dado tantos manotazos de ahogado, que la resolución del proceso me parece realmente incierta, y grafica muy bien la necesidad urgente de reformar la ley de culto para hacerla más ordenada y razonable.

Mi apuesta en todo caso, será que al final, en la Suprema, serán los Oficiales los que triunfarán, y quizá no sea con un gran fallo de fondo, sino alguna excusa formal o adjetiva, pero en realidad esta muy impredecible a mi juicio. La tienen difícil en todo caso, pues los estatutos de la iglesia, hechos por Durán a su medida, en un contexto de nula voz de la congregación y los oficiales, es como la Constitución actual, llena de trampas, quorums y disposiciones que amarran el poder en quien la redactó para favorecerlo, es un estatuto hiperobispal, mucho más que los ya muy autoritarios estatutos imp.

Como sea, desde acá el apoyo a los oficiales de Jotabeche y especialmente a la Congregación, que despertó de un largo dormir. Permita el Señor que todos abran los ojos sobre esquemas autoritarios, caudillistas, abusivos, lucrativos, sin transparencia, sin rendición de cuentas, monárquicos, de mini papas, que abundan aún entre nosotros. Que los devoradores de la casa de la viuda, los mercaderes de la fe por palabras fingidas, los que tienen señorío de la grey y ganancia deshonesta, los que como Judas meten la mano en la bolsa, caigan uno a uno, por medio del despertar de las congregaciones. Que despierte el pueblo evangélico y ponga orden en su casa, medite en sus caminos y enderece sus sendas, y por fin también el Estado haga su parte con una ley moderna que pongra frenos a estos abusos amparados por el vacío de las leyes.

PD: A veces he pensado en cuánto se parece el estallido jotabechino de mediados de 2019 con el estallido social de finales de 2019. El obispo Durán, que era miembro del equipo ciudadano de Piñera y era nombrado por él como representante evangélico ante el gobierno, era -ante el silencio católico- la legitimación religiosa del Presidente y están teniendo una situación, destino y actitud curiosamente similar, algo para analizar.

pd: Finalmente se suspendió la vista de la causa.

La imagen puede contener: 10 personas, personas sentadas, personas de pie y traje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s