Canuto comeguaguas.

Solo porque creo en la solidaridad y en todos los principios bíblicos que la plantean, porque creo en la justicia a los pobres, a los oprimidos y en no abusar de los trabajadores me llaman “comunista comeguagua”.

No importa, aprendí esas cosas en la Escritura, no de Marx, así que lo seguiré creyendo, sosteniendo y predicando porque es cristianismo predicar contra la opresión, la violencia, el abuso con forma de ley, la explotación, la acepcion de personas, el clasismo, etc.

El clero católico chileno y el conservadurismo, cuando quiso satanizar algo o a alguien siempre los acusó de ser “comeguaguas”, lo hizo con los socialistas y comunistas chilenos en su momento, pero en otro, también con otro de sus enemigos: los evangélicos.

Así es, al pastor Juan Bautista Canut de Bon Gil también le decían “comeguaguas”, “no escuchen a ese predicador pues en su secta son malos, terribles, se comen a las guaguas, vienen por tus hijos, teme, atácalos”, le decían a los campesinos y miembros de sus parroquias para detener su predicación y avance, para sembrar el odio y una defensa irracional contra su amenazante existencia. Una acusación inverosímil y absurda, pero que daba mucho miedo, y como lo decía la autoridad religiosa, tenía que ser verdad para un pueblo crédulo.

Tanto se difundió esta “fake news” que la policía le hizo varios allanamientos ilegales y abusivos al pastor Canut de Bon, buscando los cadáveres y restos de las guaguas que supuestamente se comía. Así que me siento honrado cuando también me dicen así.

Hoy por hoy ya no hablan de “comeguaguas” para asustar a la gente con lo que consideran más preciado siendo atacado por aquello nuevo que aparece, pero existe un discurso muy similar, del terror, que es la misma idea: que te quieren quitar a tus hijos, que te los van a “expropiar” (aunque los hijos no son cosas para tener dueño) y lo alimentan con toda clase de fake news e interpretaciones legales absurdas de disposiciones que existen hace mucho tiempo sin problemas (autonomía progresiva, interés superior del niño, y otras más).

Vienen por tus hijos, vienen por lo que más amas, teme, teme, defiendete de esta amenaza terrible, un discurso probado y antiguo.

Otro discurso del terror contra la minoría evangélica, que se usaba de excusa para oponerse a la libertad religiosa y a los derechos civiles de los evangélicos y que relata Christian Lalive D’epinay en su famoso libro “El Refugio de las Masas” era que si un católico se volvía pentecostal, lo más seguro que su hijo o nieto fuera comunista, usando la falacia de la pendiente resbaladiza decían que no se podía aceptar que los evangélicos existieran libremente por la calle con sus derechos, porque a pretexto de libertad Chile se harían ateos. En cierta manera tenían algo de razón, la libertad religiosa es y fue la puerta para que entre el ateísmo (aunque la causa más real para el ateísmo a mi juicio es el testimonio de los creyentes), pero eso no era excusa para negar la libertad religiosa de las minorías evangélicas, en ese tiempo al menos, lo entendíamos perfectamente porque nos convenía, hoy el miedo y la falacia de la pendiente resbaladiza, aferrarse al poder ganado y el miedo a disputar la verdad con argumentos y no con trampas políticas, oponerse a la libertad ajena en definitiva, es también nuestra pega, lamentablemente.

EOC.

La imagen puede contener: comida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s