Biografía de Wesley. Libro.

Vengo a reseñar este libro, se trata de la biografía de Juan Wesley, (17 de junio de 1703-Londres, 2 de marzo de 1791), escrita por Mateo Lelievre en 1911, libro de 374 páginas resumido en 9.

Este libro se trata de la biografía del fundador de la Iglesia Metodista y el nacimiento de su movimiento. Es importante para mí, pues mi origen es una Iglesia que es hija del Metodismo, cual es la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, y a partir de su lectura, ingresé a la Iglesia Metodista de Chile, que es el metodismo chileno que provino de Estados Unidos y de la cual se derivó mi anterior iglesia.

En este libro encontré cosas que conocía muy bien “predicación a la calle”, “conferencia”, “manifestaciones de gozo y arrepentimiento”, “calvinismo vs arminianismo”, “clases”, “predicadores no ordenados”, “movimiento de personas humildes”, “visitar hospitales, enfermos y cárceles”, con eso me di cuenta que efectivamente pertenecía a una iglesia con un origen, con una historia que desconocía, pues los metodistas pentecostales poco sabemos sobre Juan Wesley y su movimiento y teología.

Sin embargo, también me encontré con cosas que no conocía pero que anhelaba que existieran, cosas que extrañaba: “obra social” “escuelas, orfanatos, prestamos, refugios para viudas, ayuda a los pobres, amor por la educación y el estudio, libertad de conciencia, transparencia económica, regalar medicinas, sobriedad” “denunciar la explotación, la esclavitud, el lujo y el pecado en la economía política”.

Para los que no saben, Juan Wesley fue un ministro anglicano inglés, que se transformó en fundador de la Iglesia Metodista. El metodismo fue una forma peyorativa que se le atribuyó a un movimiento universitario en Oxford, Inglaterra. Juan Wesley, su hermano Carlos Wesley, Juan Whitefield y Lady Huntingdon fueron sus miembros más destacados. Juan Wesley no quería salir de la Iglesia Anglicana, sin embargo se vio forzado a ello, luego que lo prohibieran, allí acuñó su famosa frase “el mundo es mi parroquia”. En el metodismo, la predicación callejera, la búsqueda de la santidad, y la acción social son claves.

-La madre de Wesley, Susana, comenzó a realizar cultos en su casa, específicamente en la cocina, cuando Juan era un niño. Se considera por ello que ella es en realidad madre del metodismo, pues de él aprendió Juan cuando se le prohibió predicar en la Iglesia Anglicana. Susana tuvo conflictos con su esposo, el padre de Juan por este motivo, ya que al ser mujer y esposa de un ministro anglicano, éste le prohibió hacerlo. De acuerdo con su biógrafo, esto marcó la vida de Juan y el rol de la mujer en el movimiento metodista. Es constante el consejo y guía de su madre en su búsqueda espiritual.

-Su madre, no quiso nunca castigar a sus hijos como forma de disciplina, sino razonar con ellos, decía que el miedo al castigo causa mentiras. Es vital para él, por consejo también de su madre, afirmar el amor de Dios para con todos los seres humanos, y tener además seguridad de salvación en un estado consciente.

-A pesar de ser una persona religiosa estricta, de severa observancia de los cultos, tenía una gran sed de santidad y transformación interior, pues decía que estas cosas no lograban transformarle, esta sed marcó su vida y búsqueda.

-El naciente movimiento metodista, también burlescamente llamado club santo, desde su inicio practicó las buenas obras, visitar a los pobres, organizar cultos en cárceles, patrocinó escuelas y repartía limosnas.

-Rechazaba como un robo a la humanidad cualquier lujo, de forma muy estricta, gastó solo en lo necesario y todo lo demás lo daba. Su lema era ganar lo que más se pudiera, ahorrar lo que más se pueda, y dar lo que más se pueda.

-Sufría de insomnio hasta que decidió levantarse todos los días a las 4 am, no sé a qué hora se acostaría pero… parace que era inquieto, odiaba desperdiciar el tiempo, siquiera un momento.

-Según él “el camino más corto para llegar al saber es “determinar el fin que se propone alcanzar, no leer ningún que no contribuya a ese fin, entre los libros escoger los mejores, concluir el estudio de un libro antes de comenzar otro, y leer tan ordenadamente que la lectura de hoy sirva para esclarecer y corroborar la de ayer”

-Se interesó por el misticismo, leyendo la Theologia Germanica y las obras de Tauler, también leyó a Madame Guyón y Antoine Buyón, también el teosofista Bohme. Después confesó que esa lectura fue la que más a punto lo dejó de naufragar en cuanto a la fe, pues casi creyó que, salvo la cuestión interior, todo lo demás era superfluo, incluso las buenas obras. Sin embargo, su entrada en el misticismo le sirvió para no ser tan ritualista y apegado a las tradiciones.

-Fue a predicar a América con la esperanza de vivir de una forma tan humilde que pudiera por fin practicar una vida santa como la que quería. Era tal esta búsqueda que decidió abstenerse por completo de comer carne y tomar vino, además de dormir en tablas en lugar de una cama.

-Aprendió muchos de los moravos, herederos de Juan Hus, y anteriores a Lutero. De ellos aprendió muchísimo sobre sus costumbres, su sencillez y su fe. Y con ellos tuvo lo que él identificó como su conversión, o experiencia del corazón ardiente, cuando escuchando la predicación de la justificación por fe, adquirió un profundo gozo y seguridad de perdón y salvación. De los moravos aprendió el centro en la vida regenerada, la mayoría de sus doctrinas y la organización de iglesias pequeñas como forma de reformar la iglesia.

-En su predicación en América mostró la opción preferencial por los pobres propia de la teología wesleyana, se enfocó en los pobres, los enfermos, los niños, y por mejorar la condición de los esclavos, cuestión que reprobó siempre. Aprendió alemán, francés, italiano y hasta español, y se interesó mucho por los judíos españoles a los cuales llamó más cercanos a Cristo que muchos de los cristianos.

-En una ocasión, haciendo clases, y viendo que unos niños se burlaban de otros por estar descalzos, llegó a clases descalzo también, para reprender el orgullo de los niños que se burlaban. Ese tipo de cosas le generaron problemas entre los adultos.

-Curiosamente, al inicio de su ministerio y previo a su conversión con los moravos, mientras estaba en América bautizaba solamente por inmersión y rechazaba las otras formas, además se negaba a reconocer el bautismo hecho por un pastor que no fuera ordenado por un obispo, era a menudo muy ritualista, esto le generó problemas en América.

-Wesley tenía una gran vocación por las masas abandonadas, las que nunca irían a la Iglesia y no serían aceptadas en ellas, en ellos se enfocaba, muchas veces le advertían que se estaba metiendo en barrios que en realidad eran habitados por “demonios” en lugar de personas, pero estas advertencias precisamente más lo alentaban a predicar. Como predicaba las doctrinas moravas de justificación por fe, los anglicanos le prohibieron predicar en los púlpitos y fue acusado de herejía, aunque él decía que esa doctrina era precisamente anglicana. Entonces resolvió predicar en las calles, abandonar su viejo ritualismo, y traducir su culto al lenguaje popular, de ahí viene su famosa frase “el mundo es mi parroquia”.

-Cuando Wesley se decidió en ir a predicar a las masas abandonadas por la sociedad inglesa, experimentó hechos muy pentecostales, pues la gente, para nada acostumbrada a que un ministro fuera a predicarles, al recibir el mensaje comenzó a reaccionar de formas extrañas, se desmayaban, caían abatidos o lanzaban quejas angustiosas para después manifestar una enorme alegría. Wesley pensaba eso sí que esas reacciones eran psicosomáticas, que eran muy naturales para personas que vivían en un estado de opresión y poca educación, y se esforzó por corregirlas, siempre consultaba a quienes las vivían y se aseguraba que tuvieran buena salud. Con el tiempo cesaron, pues Wesley nunca consideró que estas expresiones fueran necesarias para la conversión ni necesariamente causadas por el Espíritu. De esta manera nunca las provocó, ni incentivó ni buscó, sino que investigó y consideró que esto era una manifestación física de fuertes sentimientos morales que por falta de educación o costumbre se manifestaban de esa forma. Tiene muchas experiencias así entre los mineros. Decía que no le gustaba predicar en la calle, pero su celo religioso no era nada si no se atrevía a hacerlo por la gente que lo necesitaba. Asimismo, decía que iba a seguir con ese sistema mientras la gente muestre interés en oír, pues cuando eso pase habría pasado el tiempo de predicar así, es decir, no era un sistema sagrado para él sino solamente útil.

-Al ver esto, muchas personas lo acusaron de charlatán, pero él se lo tomó con mucha calma, existen historias de opositores a él que luego de escucharlo predicar experimentaron estos hechos, y se volvieron miembros del movimiento.

-La predicación callejera la aprendió de Whitefield, un calvinista, aunque él la organizó con mayor éxito. También se atrevió a usar laicos como predicadores, el primero se llamó Howell Harris, y fue un gran atrevimiento que tuvo en el movimiento.

-Defendió fuertemente el ministerio laico, es decir, la predicación de personas no ordenadas, y ellos fueron clave en el crecimiento de la Iglesia. Sin embargo, sabiendo Wesley que ellos eran sencillos e ignorantes, los incentivó y obligó a leer y estudiar, para que sus predicaciones fueran más profundas y mejoraran, les hacía estudiar todos los días. Se encargó que sus laicos aprendieran ética, retórica y teología básica, y les estableció planes de estudio sistemáticos. Creo también una colección que denominó “La Biblioteca cristiana” con una serie de libros resumidos para poner al alcance de todos libros edificantes. Con posterioridad creó una agencia de publicaciones llamada Book Room. Les exigía dedicar 5 horas al estudio, y los fustigaba cuando decían que solo necesitaban la Biblia diciendo que eso era fanatismo consumado, pues hasta Pablo necesitó leer otros libros. Les decía “adquirid el gusto de leer por medio de la práctica o regresad a vuestra primera ocupación, y exigía que cada congregación tuviera una biblioteca”. Decía que con 100 predicadores que no temieran sino al pecado, que no tuvieran ambiciones más que a Dios, y sin importar si son ordenados o no podría transformar el mundo. Los invitaba a mejorar sus dotes intelectuales y a practicar la santidad. Se dice que su vocación por que los metodistas estudiaran fue uno de los elementos vitales de transformación del pueblo obrero en Inglaterra, esto es, no solo que dejaran los vicios sino que también se educaran y pensaran.

-Se separó de Whitefield por la disputa “calvinista arminiana”, Whitefield era calvinista, Wesley arminiano. Esta disputa fue tan fuerte que por poco destruyó el movimiento metodista. Esta diferencia siempre existió entre ambos, sin embargo cuando Whitefield estaba en América cambió de parecer y le dio gran importancia, Wesley consideraba que no era tan importante, y se resistió fuertemente a entrar en esta disputa, hasta que se hizo imposible continuar. Whitefield atacó fuertemente a Wesley en forma personal por este motivo, pero Wesley evitó a toda costa escribir o responder a Whitefield. De esta forma respondió “Bien podréis leer lo que Whitefield diga contra Wesley, pero nunca leeréis lo que Wesley diga contra Whitefield”. La rama calvinista del metodismo fue más reducida, y cuenta entre sus fundadoras a una mujer, Lady Huntingdon y de la rama calvinista salió su primer mártir, Guillermo Seward, quien murió a piedrazos. Con posterioridad, ambos se reconciliaron y compartían mutuamente púlpitos. Sin embargo el movimiento metodista y Wesley sufrieron mucho por la repetida tendencia de partidarios de la predestinación calvinista a introducirse en el movimiento metodista para llevarse a los miembros del movimiento, esto se repitió en muchas ocasiones, entre ellos con Augusto Toplady que era especialmente fanático y lo trató de jesuita, pelagiano, blasfemo, maniqueo, pagano, zorro viejo y papista. La controversia calvinista fue constante, y Wesley tuvo que responder mediante folletos en defensa de su fe arminiana especialmente en que él sí creía que la justificación era por fe, aunque siempre manifestó respeto por Calvino. Siempre consideró que esta controversia era fuego amigo y decía ¡Ved, oh monopolizadores de la ortodoxia, a qué absurdas consecuencias os conduce vuestra aversión a la libre voluntad y al mérito evangélico!

-Creó la revista arminiana con la que esperaba defender el arminianismo evangélico de los ataques calvinistas, con posterioridad esta revista se llamó Wesleyan Methodist Magazine, y se transformó en la revista religiosa más antigua del mundo.

-Respecto a sus diferencias con Whitefield, lamentablemente éste tenía numerosos esclavos, mientras que Wesley fue una de las primeras voces cristianas en reprender esto al considerar que los esclavizados eran también objetos del amor de Dios para toda la humanidad.

-El clero anglicano lo trató de alborotador, apostata, y decían que denigraba la labor pastoral con sus actividades, incentivó la persecución en su contra como si actuara en la subversión y fuera de la ley. Hacían afiches y folletos en su contra y predicaban contra él en sus púlpitos, y exaltaban a la gente a la persecución.

-Era muy severo con el deber que tenía la iglesia de ayudar a los necesitados, alimentar pobres, ayudar a los necesitados eran esencial en el ministerio. Se establecían ofrendas permanentes y una vez por semana se debía dar cuenta sobre todo lo gastado. Todos debían aportar e incluso ceder toda la ropa que no le fuera indispensable.

-Fue opositor a la independencia de Estados Unidos de Inglaterra, con motivo de esta opinión, Inglaterra quiso darle una recompensa económica pero no aceptó, sino solo que hicieran donaciones a los pobres, pues su opinión era puramente patriótica. En todo caso, en otro libro leí que la base de su crítica a la independencia era que consideraba que los independentistas eran igualmente abusivos y explotadores que los ingleses.

-Le gustaba mucho la medicina, y él mismo había estudiado de ella, creó algunas recetas para combatir las enfermedades entre los pobres y se encargó que la iglesia distribuyera medicinas y recetas médicas con el apoyo de un cirujano y un farmacéutico. Construyó albergues para viudas pobres y mejoraba siempre los reglamentos de las iglesias para que sea más fácil socorrer a los necesitados. Decía “comemos con los pobres la misma clase de alimentos y en las mismas mesas; y en ello nos regocijamos, considerándolo como un anuncio consolador de nuestra comunión al comer pan en el reino de nuestro Padre”.

-Creó una sociedad de préstamos para obreros con fines filantrópicos, decía “si esto no es prestar al Señor ¿qué es?

-Al crecer el metodismo se encargaba que fuera conocido que él, sin embargo, no administraba el dinero de la Iglesia. Solo se sustentó de su trabajo como profesor en Oxford y por la venta de sus publicaciones, pero no tocaba el dinero de las iglesias. Sus colaboradores también debían someterse a reglas muy estrictas de transparencia y límite de dinero para no dar a nadie ocasión de decir que se enriquecían con el evangelio, solo aceptaban lo necesario para el mantenimiento. Para los que tenían familia este modelo se hizo inaceptable, y en Conferencia se acordó fijar un sueldo de 12 libras de la época anuales para cada predicador. La administración total del dinero en el movimiento nunca era de sus predicadores sino del ecónomo o diáconos locales, y para los inmuebles existían fideicomisarios.

-Iba a predicar a los sectores más pobres, abandonados y explotados de la sociedad inglesa, fundaba iglesias siempre acompañadas de alguna escuela, un asilo, alguna forma de enfrentar la miseria, y a pesar que sus iglesias estaban compuestas por pobres, siembre se esforzaban en ayudar a los más necesitados en ella, con gran esfuerzo y fe.

-Otro énfasis que dio fue a los niños y su preparación, educación y cuidado. Cuando supo de la Escuela Dominical de Robert Raikes, de inmediato las incorporó pues en estas se esperaba enseñar a leer y escribir y a tener un mínimo de educación.

-Realizar conferencias es la forma habitual con la que el metodismo se organizó con Wesley, dichas conferencias debían dudar al menos 15 días y no más de tres semanas, en ellos se decide todo por mayoría y los laicos tienen en ella voz y voto.

-En muchos lugares lo recibieron con piedrazos, palos y golpes, los cuales enfrentaba con valentía y compasión, por este motivo, muchos de sus perseguidores se convirtieron a su fe. Muchas veces lo dejaron sangrando y lo apalearon fuertemente, sin embargo, él lo enfrentaba orando. Los jueces no le hacían justicia y lo acusaban de ser causante de los alborotos. Otras también, exaltados por los anglicanos, le destruyeron capillas o “clases”. También se les acusó de rebeldes de la iglesia anglicana y de haber quemado una casa de uno de sus adversarios. Se difundió el rumor de que se había suicidado, que era traficante de alcoholes prohibidos, lo acusaron de ser anabaptista encubierto, cuáquero encubierto, católico encubierto y jesuita encubierto que tenía por propósito destruir la iglesia establecida o ser agente de España, encargado de una insurrección para favorecer una invasión española. Con su amorosa respuesta a la persecución y su valentía, logró revertir estas persecuciones y por el contrario en lugares donde fue perseguido inicialmente, luego era bien recibido.

-La forma clave del crecimiento del metodismo en Inglaterra fue la organización por clases, es decir, reunir grupos pequeños a cargo de un cristiano de experiencia, donde formaban una especie de familia espiritual en el que compartían mutuamente sus experiencias, se alentaban y enseñaban unos con otros. Allí se ejercía mucha disciplina ante los placeres, las comodidades, los elogios, la riqueza, la falta de amor fraternal, los juicios, los chismes, la murmuración, la flojera, la explotación y la deshonestidad comercial, y en Irlanda denunciaba que la falta de aseo y el desorden eran incompatibles con la piedad. Decía que en dos sentidos las clases eran exitosas, la primera era su liberalidad para ayudar y la segunda era cómo fortalecía los matrimonios, de forma que ambos padres se involucraban en la educación de los hijos.

-Un sacerdote católico llamado Adams, de espíritu liberal, se interesó por el metodismo y quiso estudiarlo, Wesley lo recibió y hospedó en su casa, y fueron buenos amigos de forma pública y esto ayudó también a que él fundara iglesias en Osmotherley donde vivía ese sacerdote. El ecumenismo en el metodismo es desde el principio.

-Las innovaciones que realizaron en materia de himnos, especialmente por las composiciones de Carlos Wesley fueron polémicas para los tradicionalistas como siempre, y exitosísimas entre las gentes. Que eran atraídas por estas innovaciones, las cuales hacían florecer la emoción de las personas.

-En Irlanda sufrieron duros ataques, donde existieron heridos de gravedad e incluso ataques a casas de metodistas y hasta recompensas por sus cabezas. Los tribunales absolvían a los atacantes y culpaban a las víctimas. Intentaron deportar a Wesley de Irlanda por vagabundo, trastornador de la paz. En una ocasión lo atacó un ministro borracho y unas mujeres lo tomaron y lo sacaron de ahí. Un predicador metodista murió en Irlanda por una turba, antes de morir, pidió perdón por sus atacantes. Turbas católicas les hicieron muchos ataques, Wesley se concentraba en predicar su fe más que en intentar refutar sus diferencias con la fe católica.

-Wesley tuvo que combatir también con iluminados, rechazando en su movimiento a personas que se decían profetas o que hablaban en lenguas de forma fallida, fue severo con ellos. También tuvo problemas con los grupos antinomianos que negaban la santidad y las buenas obras. Otros que le dieron problemas fueron los fanáticos que se consideraban superiores, santos que se creían infalibles que creían que no podían caer de la gracia ni volver a pecar. Eso creció rápidamente gracias a un tal Jorge Bell y por eso se perdieron muchos miembros. Tuvo que excluir a Jorge Bell quien además profetizó que el fin del mundo era el 28 de febrero de 1763.

-No tuvo mayores problemas para predicar en Escocia, Whitefield le advirtió que no lo recibirían bien por ser arminiano, pero él dijo que no predicaba el arminianismo sino el cristianismo, así que fue a predicar igualmente allá. Los presbiterianos lo dejaron predicar allí con mucha simpatía y respeto. Lo invitaron a predicar en la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de Edimburgo y predicó en Carlton Hill. Con su clásico ánimo ecuménico no tuvo problemas en tomar la comunión en una iglesia presbiteriana a pesar de ser anglicano.

-Observando la miseria que existía en Londres, Wesley decía que los cristianos ingleses no eran mejores que los “paganos honrados” que se ayudaban unos a otros ante la pobreza y miseria. Al ver el esfuerzo de la gente pobre por salir adelante y no lograrlo exclamó “es perversa y diabólicamente falsa la común objeción que “son pobres solamente porque están ociosos” y decía que si los ricos realmente vieran con sus ojos esas realidades no podrían emplear su dinero en adornos ni nada superfluo.

-También fue muy severo con los metodistas que compraban cosas del contrabando, diciendo que la sangre derramada en él estaba en sus manos, tampoco aceptaba la piratería y criticaba apasionadamente la esclavitud como el más execrable de los pecados y denunció fuertemente este pecado como el peor de todos, clamando libertad y justicia en su tiempo, 70 años después llegaría la emancipación.

-Decía que “siempre tengo tiempo de visitar a los enfermos y a los pobres y debo hacerlo así, si creo en la Biblia y si creo que estas son las señales por las cuales el Pastor de Israel reconocerá sus ovejas en aquel gran día”.

-El libro, escrito en 1911, tiene algunos sesgos machistas, Lelievre dice, refiriéndose a la madre de Wesley que “al contrario de lo que acontece muchas veces entre las mujeres, el cultivo y la perfección del entendimiento no impidió en nada la formación de nobles afectos”, otra cuestión que consideré machista fue la visión que se tuvo del fracasado matrimonio de Wesley, resulta que luego de sufrir varios rechazos, Wesley se casó, sin embargo no funcionó porque al parecer ella era muy celosa, que no confiaba en él, que lo perseguía en sus salidas… pero resulta que al parecer, luego de casado, él nunca renunció ni cesó su ministerio itinerante, y se ausentaba largo tiempo de su hogar, el libro la culpa a ella por todo, y no hace observación alguna del poco compromiso de Wesley con ella, pues él no tenía un vida estable, recorría tres reinos y viajó a caballo por toda su vida, hasta la muerte, dando además todos sus bienes. Nadie puede casarse y vivir así.

-Fue amigo de John Newton, el creador de Amazing Grace, lo invitó a formar parte del metodismo pero no pudo aceptar por problemas de salud, finalmente él ingresó al ministerio en la iglesia anglicana donde no lo aceptaban inicialmente por no haber asistido a la Universidad. Fue amigo también de Wilbeforce, el famoso predicador y político inglés que luchó contra la esclavitud, le envió numerosas cartas incentivándolo a seguir luchando contra ella.

-Una mujer metodista de la iglesia llamada Catalina Graves en Bernard Castle, fue acusada de brujería y asesinada a alfilerazos en todo el cuerpo.

-Cuando se produjo una guerra entre Inglaterra y Francia, Inglaterra tomó muchos prisioneros franceses que estaban en Knowle, cerca de Bristol, hallando a 1000 personas cubiertas con harapos y expuestas al frío. En la noche predicó el “no angustiarás al extranjero, pues vosotros sabéis cómo se halla el alma del extranjero”, entonces hicieron colectas y compraron telas de lana y algodón para socorrer a los prisioneros, y envió cartas a los diarios abogando por ellos.

-Figuran muchas mujeres entre sus más estrechas colaboradoras, algunas de la nobleza que ayudaron económicamente y otras que colaboraban fervientemente en el ministerio social con colegios, orfanatos, y el alivio de los pobres. Figuran Lady Maxwell, condesa de Buchan, lady Genorchy y Maria Bosanquet, Sara Crosby. Una mujer adinerada de apellido Lewin le dejó una cuantiosa herencia la que repartió entre los pobres diciendo “soy administrador de Dios para servir a los pobres”. Una predicadora identificada como señorita Perronet era líder un importante grupo, de manera al que desde el principio Wesley aceptó el liderazgo femenino.

-Respecto a las persecuciones, aconsejaba que no debían usarse medio violentos para obtener justicia a menos que no se hayan agotado todos los demás medios.

-Creo una sociedad para visitar a los pobres llamada Christian Community en Londres. Inició un ministerio carcelario muy importante, Silas Told fue uno de sus ayudantes que más trabajó en esta área, escribiendo una popular y piadosa autobiografía sobre esa labor.

-Al final de sus días muchos lugares donde fue perseguido y golpeado se transformaron en los más importantes centros del metodismo o lugares donde era muy bienvenido.

-El pecado contra el que más predicó fue el lujo, decía que no compraría nada más mientras le rodeen personas que carezcan de pan. A su muerte no dejó más bienes que un estante lleno de buenos libros, un traje ministerial muy usado, un nombre escarnecido y la Iglesia Metodista”.

-En su biblioteca cristiana y en su revista compartía biografías de católicos romanos a los que admiraba, tales como Madame Guyon, Marques de Renty o el español Gregorio López. Publicó también la vida de Tomas Fermin que era unitario. Por sus más de 200 publicaciones, se estima que él fue un gran promotor de la lectura popular, y con una notable contribución a generalizar el gusto por la lectura dentro de la sociedad inglesa. Publicó sobre gramática inglesa, francesa, latina, griega y hebrea, editó autores clásicos, tratados de lógica, de historia romana, de historia de Inglaterra y se interesó mucho por la electricidad. Sus observaciones sobre economía política se inclinaban siempre al lado de la generosidad y la caridad.

-En cuanto a la libertad de conciencia decía: “No tengo más razón para rechazar a un hombre que profese ideas diferentes a las mías que la que tendría para separarme de una persona que usara peluca por el hecho de que yo no la use. Pero, si aconteciere que él se quitara la peluca y me sacudiese el polvo en los ojos, estimaría como deber personal el alejarme prestamente de su lado”. Predicaba una santidad libre de fanatismo.

-A pesar de todo el maltrato que recibió de la Iglesia Anglicana, luchó fuertemente para no separarse de ella, pues respetaba mucho las cosas antiguas, y a su iglesia en particular como quien respeta a un mal pariente solo por ser su pariente. Finalmente tuvo que ceder y dar lugar a la Iglesia Metodista. Wesley llegó a la convicción que el sistema episcopal no era necesariamente un prescrito en la Escritura y que bien podían inventarse sistemas de gobierno de acuerdo con las necesidades, creía asimismo que obispo y anciano son una misma cosa en el N.T. Desechó así la idea de iglesia con obispos “por derecho divino” propio de la iglesia anglicana y la católica. Con posterioridad, la iglesia metodista en USA se organizó de forma episcopal, con obispos.

-En 1844 en Estados Unidos la Iglesia Metodista se dividió de forma triste, por cuanto las iglesias del Sur no querían aceptar la regla que impedía a los miembros comprar esclavos. Los negros formaron también su propio metodismo a través de la Iglesia Metodista Episcopal Africana y la Iglesia Metodista Episcopal Africana de Sión, que llegaron a ser muy poderosas e importantes para el movimiento de los derechos civiles de los negros. Con posterioridad se reunificaron en la Iglesia Metodista Unida, (que está a punto de dividirse con motivo que las Iglesias (mayoritariamente) del Sur no aceptan la ordenación lgtb).

En el movimiento wesleyano, intentando emular a la iglesia primitiva se realizaban “agapes”, esto es, compartir juntos el pan y donde compartían sus experiencias cristianas con reuniones fraternales para la mutua edificación. Esto se extendía hasta la medianoche una vez al mes, y con el tiempo una vez a fin de año.

-Para Wesley, la perfección cristiana era esto: es el perfeccionamiento en el amor; los cristianos que por medio de la fe alcanzan este estado no están libres de la ignorancia y del error. Nadie esta libre de debilidades y tentaciones hasta que su espíritu retorne a Dios”. Tampoco creía que los pecados involuntarios fueran pecados realmente.

En fin, todo esto fue lo que me llamó la atención de este libro de 374 páginas que resumí en 9. Aprendí el origen de mi iglesia y lo que había perdido y que anhelaba ver en mi Iglesia Metodista Pentecostal, por lo tanto, esto me movió a “regresar” a la Iglesia Metodista de Chile. Espero les sirva, y espero compartirles más reseñas de otros libros.

Bendiciones en Cristo Jesús.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

93302023_2769926109773397_9097063439590752256_n.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s