1 de Mayo, conmemoración del día de los trabajadores. Reseña Samuel Fielden

En este día volvemos a compartir esta reseña del pastor Samuel Fielden, uno de los líderes de la huelga de Chicago en EE.UU. que inició un 1 de mayo de 1889, y que conllevó crueles asesinatos contra los huelguistas por parte de la policía, además de juicios y farzas contra los líderes.

Samuel Fielden estudió teología y se convirtió en un predicador laico de la Iglesia Metodista Episcopal en Chicago. Aunque no se ordenó como presbítero, sirvió como pastor laico en varias congregaciones de trabajadores en el centro de Chicago.

Una de las demandas del movimiento de los trabajadores era exigir “la utopía populista” de una jornada laboral de 8 horas.

“Yo amo a mis hermanos los trabajadores como a mí mismo. Yo odio la tiranía, la maldad y la injusticia. El siglo XIX comete el crimen de ahorcar a sus mejores amigos. Hoy el sol brilla para la humanidad; pero, puesto que para nosotros no puede iluminar más dichosos días, me considero feliz al morir, sobre todo si mi muerte puede adelantar un solo minuto la llegada del venturoso día en que aquel alumbre mejor para los trabajadores. Yo creo en que llegará un tiempo en que, sobre las ruinas de la corrupción, se levantará la venturosa mañana del mundo emancipado libre de todas las maldades, de todos los monstruosos anacronismos de nuestra época y de nuestras caducas instituciones…”

“Se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta convertirlo a la categoría de animal. ¡Andad! id a las casas de los pobres, y los veréis amontonados en el menor espacio posible, respirando una atmosfera infernal de enfermedad y muerte”.

Samuel Fielden fue condenado a muerte y no pocas fuentes lo dan por muerto a manos del Estado (incluida esta foto) sin embargo las fuentes más precisas indican que él, aunque estuvo a punto de ser condenado a la horca y estuvo dispuesto a enfrentarlo, se le conmutó finalmente la pena a cadena perpetua, de la cual fue varios años después liberado por ser considerado su juicio como una farsa y un montaje con el fin de disuadir al movimiento.

En El Otro Canuto honramos su memoria y oramos que Dios levante a muchos más hombres y mujeres creyentes como Samuel Fielden, que se unan a las justas reivindicaciones sociales tanto de trabajadores como de los diversos grupos oprimidos, explotados y maltratados de este mundo.

Saludamos a las mujeres trabajadoras, y reivindicamos tanto su trabajo remunerado como no remunerado en el hogar.

Saludamos a las y los obreros cristianos, quienes muchas veces dan todo y más.

Saludamos a todas las personas que lucharon antes de nosotros.

La imagen puede contener: 1 persona, barba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s