La locura del chip en el mundo canuto.

En algún momento de los años 80 y 90, los predicadores del caos apocalípticos que utilizan más el noticiero que las herramientas históricas, contextuales y lingüísticas para interpretar el texto bíblico, tomaron el pasaje de Apocalipsis referido a “la marca de la bestia” que dice “nadie podía comprar ni vender sino el que tenga la marca de la bestia” e intentaron darle un sentido en ese tiempo.

Entonces se preguntaron ¿cómo podía ser esto posible a la luz del hoy? Viendo entonces la invención de los códigos de barra y los microchips de las tarjetas de crédito, interpretaron que posiblemente se podría crear un sistema para comprar y vender con eso.

De ahí en más, año tras año, desarrollaron una especie de chip fobia, y cambiaron el texto: el uso de chips es una amenaza. Les juro, llevo años viendo noticias de dudosa fuente que dicen “en USA ya ponen chips a los niños, en Rusia se instalarán chips a partir de 2003, chips aquí chips allá”.
Tanto es lo que cambiaron el texto sobre el “no se podrá comprar y vender sin la marca de la bestia” por “cuidado con cualquier chip al servicio humano” que si de repente alguien dice con un chip podemos detectar enfermedades, o tenemos un marcapasos con chip, o con el uso de un chip podemos curar una enfermedad, se salta de inmediato al “nadie podía comprar ni vender” y piensan jamás se pondrán ningún aparato tecnológico que pudiera ayudar con todos estos problemas por este significado que es un enorme salto lógico.

Muy probablemente la marca de la bestia se refería a los emperadores que perseguían cristianos en los tiempos en que fue escrito el Apocalipsis bajo un sistema de total exclusión de la minoría cristiana que era aislada del resto de la sociedad si no reconocía el imperio del “único hijo de Dios” cual era el Cesar que asesinaba cristianos, y muy probablemente ya estamos bien metidos en un sistema bestial de control a partir de las redes sociales, nuestros ruts, nuestra georreferenciación por gps y toda esa cosa. Una lucha mucho más seria contra ese tipo de dominación es luchar por el derecho de protección de los datos personales, que adivinen, Chile a partir de su Constitución y de su ley de protección de datos tiene uno de los peores sistemas, pues nuestro sistema de protección de datos está calcado del de España pero ¿adivinen? Es sin garras, no tiene sistema sancionatorio contra el abuso que Facebook, Google, Twitter o los Supermercados que coleccionan nuestros ruts y compras para controlar todo lo que hacemos.

Así que no se preocupe, si alguien inventa un marcapasos con chips, si con un chip son capaces de detectar prematuramente el cáncer y tratarlo, si se puede sanar enfermedades con chips, o implantar brazos mecánicos llenos de chips, puede usarlos tranquilamente, nada tiene que ver con “no se puede comprar ni vender”, y si preocupado está ud de un sistema de dominación total a partir de lo que puedo comprar o no marginando a los que están fuera del sistema, y luchar quiere ud con eso, únase a la lucha por la protección efectiva de la privacidad y datos personales a partir de un reforzamiento de la Constitución y las leyes de protección de datos personales, pues actualmente, grandes corporaciones de la publicidad saben perfectamente qué compró, que comió, qué vio, sus intereses, sus gustos, los lugares que frecuenta, las horas que duerme, los pasos que da, el ejercicio que hace, tienen un mapa de su rostro y sus huellas dactilares y dominan cada aspecto de su vida, sus deudas, sus enfermedades, sus amoríos, sus conversaciones y transan esa información en el mercado sin preguntarle, manteniendo un control casidivino sobre ud, grabanado lo que dice o tomando fotografías de ud sin que ud lo sepa, utilizando drones que nos vigilan, o cámaras de seguridad capaces de seguirnos por toda la ciudad.

Por lo demás, deberíamos interpretar apocalipsis con más respeto en su contexto histórico, cultural, su propósito y público al que fue dirigido. Apocalipsis está repleto de símbolos, claves secretas en un contexto de persecución por parte del Imperio Romano, no es llegar y forzarlo para hacerlo calzar con cualquier cosa que se le parezca o pudiera parecerle con tanta técnica como quien agarra un pedazo de las profecías de Nostradamus y las hace calzar con cualquier acontecimiento histórico que se la parezca un poco.

Pd: Adivinen además quién trajo a Chile los chips de las tarjetas de crédito? un señor que trabajaba para otro señor que quería introducirlas a Chile, pero ese primer señor le dijo que era mal negocio y por fuera hizo el negocio a su nombre, engañando a su jefe y robándole el negocio de su vida. Ese señor que trajo el temible sistema de las tarjetas, es decir, un claro socio del anticristo en esta poco seria lectura, se dedicó a la política y no pocos cristianos antichip lo llaman “el candidato de los evangélicos”, vaya ironía. Pero no entremos en más detalles, porque en realidad, toda ese lectura no parece muy seria, pero es claramente contradictoria: diciendo luchar contra esos poderes, nunca han luchado contra ellos con seriedad sino a su favor.

 

La imagen puede contener: una o varias personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s