Antes de dormir, un poema del teólogo Francisco Estrello Limón.

Antes de dormir, un poema:

Manos de Cristo,

manos divinas de carpintero.
Yo no imagino aquellas manos
forjando lanzas, forjando espadas,
ni diseñando nuevo modelo de bombardero.
Aquellas manos, manos de Cristo
fueron las manos de un carpintero.

Manos de Cristo encallecidas,
labrando cunas,
haciendo arados, labrando vidas.
Yo no imagino aquellas manos
entretenidas entre cañones,
entre explosivos y entre granadas.
Aquellas manos encallecidas
se encallecieron labrando vida.

Manos de Cristo,
manos divinas de carpintero.
Yo no imagino aquellas manos
brutalizando tareas humanas,
sino forjando labor creadora.
Aquellas manos, manos de obrero,
edificaron hora tras hora.

Entre las manos febricitantes
que hacen cruceros
y bombarderos
¡no están las suyas!
Las suyas llevan marcas de clavos,
manos heroicas, de sacrificio.
Aquellas manos, manos sangrantes,
fuertes, nervudas, manos de acero,
son manos recias de carpintero
que quietamente labran la vida.

Francisco Estrello Limón, poeta mexicano, teólogo evangélico, cuaquero, traductor de la Biblia Reina Valera 1960.

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s