Represión a las vendedoras de hortalizas en Temuco, problema valórico.

La violenta represión a las vendedoras de hortalizas en Temuco son un triste espectáculo desde hace años.

Tratan de una forma completamente desproporcional a estas personas cuyo único crimen es trabajar la tierra y vender sus productos conforme han hecho siempre.

Lamentablemente, cuando ellas y sus comunidades se defienden de ese ataque son tenidas por violentistas y condenadas por la justicia, pero eso no es justicia, es violencia institucionalizada.

Luego, extrañados, los que guardan silencio ante esta destrucción del trabajo, se extrañan de la delincuencia y de la violencia ciudadana, y dicen “condenamos la violencia venga de donde venga” pero no es verdad, solo condenan la violencia no institucional.

Que nuestro Estado reprima a vendedoras de lechugas es y debe ser un problema valórico, Miqueas 2:1 dice: ¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder!

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s