Formas de hacer pública la ayuda en tiempos de crisis. #CompartaEsperanza

Quisieras compartirles una reflexión rara sobre la tensión que existe entre la caridad publicitada y el compartir esperanza.
Jesús era muy estricto, aborrecía a los fariseos que hacían obras de misericordia para ser visto por todos, decía, “ciertamente ya tienen su recompensa” y exhortaba a hacer las obras de misericordia y justicia sin publicidades hipócritas, diciendo “no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”, decía, con eso, tendremos recompensa en el cielo.

Ahora bien, en estos tiempos sobre todo, tiempos de pandemia, de soledad, de aislamiento, es necesario compartir la esperanza y dar un testimonio cristiano de amor, por lo tanto, es relevante compartir lo que se está haciendo, no como apologética, no como vanidad, no para justificar nuestra existencia, sino una forma de compartir esperanza y testificar el cumplimiento de la misión, de ser como Jesús, que alimentaba a los hambrientos y donde quiera que iba hacia el bien a cuántos podía, según relata la Escritura.

Por eso, hay quienes han levantado algunas observaciones sobre compartir en redes sociales las obras de misericordia y amor, a lo que llaman eliminar el #MesíasBlanco, esto es, la típica foto del ciudadano del primer mundo en África compartiendo abrazado con niños pobres, destacando su figura y haciendo de sus ayudados objetos de compasión e instrumentalizando para su ego personal.

Así, si se va a compartir esta esperanza es relevante:
-Que no figuren los ayudadores, mucho menos los líderes, ojalá los voluntarios más humildes y valientes.
-Que no se muestre el rostro de los ayudados recibiendo ayuda, menos en fotos sin consentimiento previo expreso.
-Mostrar en las fotos la ayuda preferentemente y las formas de cooperar con ella.
-Evitar la excesiva relevancia de las instituciones, poniendo más relevancia la causa: el evangelio, el amor, la justicia.

Saber por último que la caridad comienza donde termina la justicia, dar de comer a los pobres es hermoso, pero debe ir acompañado de la pregunta y el reproche a la sociedad de por qué el pobre no tiene qué comer siendo que hay para todos, tal como hacían los profetas.

Esos tips, me parecen anclados en el evangelio y en el más simple sentido común, intento practicarlos.

Sigamos compartiendo esperanza, sigamos clamando por justicia, sigamos siendo iglesia para los demás.

Mateo 5:16: “Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s