Un 04 de junio de 1913, la hermana anglicana y feminista Emily Davison era arrollada en el Derby inglés por su activismo en favor de los derechos de las mujeres.

Un día como hoy, 04 de junio, pero de 1913, la hermana anglicana y activista feminista Emily Davison era arrollada en el Derby inglés por su activismo en favor de los derechos de las mujeres.

Ella sufrió este accidente mientras intentaba boicotear esta carrera de caballos para exigir una vez más el derecho a voto, educación e igualdad de la mujer. Davisón perteneció al movimiento sufragista.

Emily Davison es representada normalmente como una mujer “secular” que luchó por el feminismo sufragista sin motivaciones religiosas, sin embargo, los escritos que ella dejó atestiguan que su feminismo tenía bases profundamente religiosas y teológicas (ver El Precio de la Libertad de Emily Davison, spoiler: el precio lo relaciona con la parábola de la perla), ella pensaba que el feminismo y el derecho al sugrafio era parte del plan de Dios para hacer mejor el mundo, y desarrolló una teología en la que sostenía que la igualdad entre hombres y mujeres era un derivado de una correcta comprensión del cristianismo que los cristianos no habían entendido hasta ahora.

De hecho, aunque ella no buscaba morir por su causa, utilizaba en sus escritos muchos llamados a estar dispuestos a morir si es necesario por la libertad de su sexo, apelando al martirio de Jesús y de los primeros cristianos por la libertad de su pueblo, además se le conocía por ser una mujer de constate oración. Su tumba rezó “Pelea, Dios dará la victoria”

Fue combativa radical, ya que luego de luchar razonablemente, por un fuerte sentido de frustración, tomó caminos violentos, fue arrestada más de diez veces, hizo huelgas de hambre, fue obligada a comer para no morir en ellas, fue detenida por agresiones a la policía exigiendo el voto para la mujer, fue arrestada por tirar piedras en reuniones de políticos donde no dejaban entrar a las mujeres o por tirar piedras en el congreso. En sus arrestos denunció ser torturada por la policía, fue arrestada por quemar con premeditación el buzón de correo del Parlamento inglés. Justificaba sus actos en que llevaban años pidiendo en forma pacífica pero no eran escuchadas, y que solo de esa manera la nación podía darse cuenta de la tortura e injusticia que vivían las mujeres. También recibió por esto rechazo de muchas facciones del movimiento feminista inglés que en general siempre ha sido pacifista.

Por este accidente, falleció 6 días después. Cuando murió recibió el rechazo de las élites, pero el cariño de mucha gente, con el tiempo, al comprender lo razonable de su demanda por algo tan sencillo como el voto y la igualdad, se transformó en una heroína del feminismo sufragista, actualmente muy respetada en Inglaterra.

Sin duda, también un personaje del feminismo y del cristianismo a analizar, estudiar y comprender.

Más sobre la vida y pensamiento cristiano y teológico de Emily Davison: https://www.jstor.org/stable/40972072

101146189_2889662804466393_5796639706955382784_n.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s