Origen del día del padre.

¿Se acuerdan que cuando se celebró el día de la madre hicimos una reseña sobre su origen en hermanas metodistas en Estados Unidos que querían homenajear a las madres en sus derechos como mujeres (feminismo) y su trabajo por la paz y contrario a la guerra?

Bueno, el día del padre celebrado acá en todo América tiene un origen similar (los católicos europeos lo celebran en noviembre en honor a San José). En Estados Unidos una hermana metodista llamada Sonora Smart Dodd, oyendo un sermón en su iglesia a propósito de la festividad del día de la madre que surgió entre los Metodistas estadounidenses, recordó el gran trabajo de su padre criando a sus 6 hijos luego de enviudar, y propuso se celebre también a los padres además de las madres, proponiendo junio en honor a su padre.

Con el tiempo está actividad se replicaría en Estados Unidos hasta que se declaró oficialmente, y el resto de países acá al sur comenzaron a imitarlo.

Así que también tiene un origen canuto.

La figura paternal en nuestra cultura no es muy excelsa como debería en realidad ser, se utiliza la figura de padre como la de dominación, “si yo te gano en algo, soy tu padre en eso”, y en la práctica se le ve como más bien ausente en la mayoría de las familias de nuestra Latinoamérica, ya por abandono, ya por ser una figura presente pero disciplinaria, que no se compromete emocionalmente con los hijos sino solo provee y decide, de manera que no son muchos quienes tienen una gran imagen de la paternidad, sin embargo me agrada pensar que Jesús nos enseñó una imagen distinta de paternidad, una mejor que podemos imitar, y que muchos imitan lo más posible.

Jesús fue el primero en la Biblia que llamó a Dios como Padre y no como esa figura lejana del Dios innombrable que existía previamente. Un padre que es amoroso, que es misericordioso, que adopta como hijos a todos los desechados, que ama incondicionalmente, que perdona, que suple lo que hace falta, provee, que es paciente, que deja ir al hijo pródigo pero que lo espera con los brazos abiertos en su regresar, uno que nos dio el Espíritu de adopción, y en esa línea, me agrada pensar cuán cristiano es pensar que padre es aquel que -como Dios Padre- nos recibe como hijos aunque no lo seamos de origen. Es quizá por esto que para muchos la figura de Dios como Padre no suena tan agradable, o quizá se encuentra un poco viciada, pues la ven como un ser lejano o meramente disciplinario.

Sin embargo, ser padre como Dios también es padre es algo noble y excelso, precisando reconstruirlo de esa imagen cultural un tanto incorrecta.

Qué Dios bendiga y llene de gracia a todos los padres, gran responsabilidad. Un gran saludo.

La imagen puede contener: 1 persona, sombrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s