El tema de las corbatas y vestidos

Dentro de muchas iglesias pentecostales el tema de las corbatas y faldas puede llegar a ser un tema muy serio. La salida o la continuidad de una persona o su desarrollo dentro de la comunidad (sobre todo jóvenes) puede estar condicionada por este simple asunto.

Todos sabemos que no es un asunto bíblico ni algo que emane de la ética de Jesús, es una simple costumbre, un uso, un “mandamiento de hombres” que como dijo Jesús y según han visto nuestros ojos, “llega a invalidar el mandamiento de Dios” (peleas, desprecios) o a ser enseñado como tal.

Parafraseando a Jesús uno puede decir que “no es lo que viste la persona lo que la contamina o (santifica) sino lo que hay en su corazón”, pues se puede vestir con polera, zapatillas y jeans y ser un verdadero cristiano, que ama, y se puede ser un tipo muy elegante y ser un cristiano falso. Y aunque eso debería ser obvio, no siempre lo es ni dentro de la iglesia ni dentro de la sociedad (en la política, por ejemplo, se observa que hay gente que se escandaliza por un diputado sin corbata más que lo les escandaliza un diputado con boletas falsas y cohecho),

Fuera de este análisis, se debe tener en cuenta un asunto dentro del tema del pentecostal y las corbatas y faldas. Y es la clase social del pentecostal y su época. Como sabemos, este fue un movimiento organizado por gente del siglo XX, marginal en extremo, pobre, borrachos que ahogaban su miseria en el alcohol, que estaban tirados en la calle, harapientos o mineros y obreros de ropas sucias, o gente que trabajaba la tierra, etc.. En la época de desarrollo del pentecostalismo, la gente decente, la que iba a los eventos sociales, al estadio, al cine, al teatro, la gente no marginal, usaba habitualmente esta ropa, era no solo moda sino además integración.

De este modo, claramente el uso de esta vestimenta era un bello símbolo de redención e integración para los pentecostales. Ya no soy más el borracho, ni el harapiento, ni la indigente, ahora he sido transformado y soy parte de una comunidad válida, ordenada, recta.

Ese, creo es el contexto de esa ropa y sin duda tenía mucho sentido. Pero ¿hoy significa lo mismo que lo que significó por no pocas décadas del siglo XX? Al parecer no, la ropa formal no parece ser sinónimo necesario de decencia, la decencia no tiene como requisito una corbata, nunca lo tuvo, pero hoy ya no parece operar con esa carga simbólica. Hoy la usan oficinistas estresados, cobranzas, abogados y políticos, pero no necesariamente los buenos ciudadanos.

Antes un domingo, una persona con corbata iba a misa, a la iglesia evangélica, al Estadio, al teatro, al evento social, ahora un terneado de domingo ya no es sinónimo de integración social (aunque no pocos quisieron ver en el pentecostalismo una forma de huelga o aislacionismo social), sino la forma reconocible de un evangélico pentecostal que va a su iglesia, no es integración, sino ser un tanto exótico, su razón de fondo se ha perdido también, pero el inmovilismo de las costumbres santificadas no puede verlo. Hoy, no usar una corbata en una iglesia así, puede ser sinónimo de exclusión o invisibilidad en la liturgia o en el crecimiento institucional. El micrófono queda lejos de ti.

¿Deberían las iglesias prohibir o eliminar los termos, corbatas y faldas? No en realidad, se pide algo más sencillo: que no sea tema, que el que quiera ir así sea libre y el que no también. Porque el evangelio no consiste en comida, bebida o ropa, sino en amor, justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

No más peleas, no más desprecios, no más incomprensión y falta de misericordia por este asunto, entre quienes usan formalidad y quienes no (ojo, también existe el “fariseísmo con jeans”, que es otra forma de superioridad moral en este asunto pero al revés).

Como dijo un famoso historiador “las tradiciones son la fe viva de los que murieron, y el tradicionalismo la fe muerta de los que viven”..

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s