Un día como hoy, 22 de junio, pero de 1932, nacía el pastor bautista chileno OSCAR HUMBERTO PEREIRA GARCIA.

Un día como hoy, 22 de junio, pero de 1932, nacía el pastor bautista chileno OSCAR HUMBERTO PEREIRA GARCIA.

Asi que les compartimos nuevamente una adaptación de una reseña enviada por Freddy Eduardo Villarroel a partir de una escrita por Mg. Víctor Olivares, profesor del Seminario Teológico Bautista con motivo de su fallecimiento el año 2018:

Don Oscar, nació en el Fundo “La Mañana” en la sureña localidad de Cunco, un 22 de junio del año 1932.

Hijo de Juan Pablo Pereira Cares y de Etelinda García Sanhueza, los cuales tuvieron 11 hijos de los cuales él ocupaba el número 5.

El instrumento que Dios usó para llevarlo a los pies de Jesús fue el hermano Alberto Docmac, un palestino que llegó a Chile buscando ganar dinero y se encontró con el tesoro más grande: Nuestro Dulce y Bendito Salvador.

Don Oscar era apenas un niño. A los 16 años fue bautizado en Villarrica por el pastor Abdón Pacheco en la Primera Iglesia Bautista de esa ciudad, el día 28 de marzo de 1948.

Según el Diamantes Bautistas, ya al siguiente año de su bautismo, en 1949, ya era un misionero rural de la Primera Iglesia Bautista de Villarrica en las localidades de: Catrico, Neltume, Palguín Alto, Fundo Santa Filomena y Pucón.

Ingresó al Seminario Teológico Bautista en 1953, egresó en 1955 como Bachiller en teología y fue Ordenado al Ministerio Pastoral el año 1957.

Su Pastorado lo desarrolló siempre en la ciudad de Santiago: Excepto los siete años que pastoreo una iglesia en USA:

• Iglesia La Roca
• Iglesia Bautista Argomedo
• Segunda Iglesia Bautista de Sgto.
• Iglesia Bautista El Salto
• Iglesia Comunidad Bautista

Usando su estilo…”en su vuelo romántico-conyugal” el Señor le dio dos esposas (una a la vez pues enviudó de la primera).

El Dr. Oscar Pereira García, recibió el grado Honorario de Ph.D. de Eastern Baptist Theological Seminary en Philadelphia, USA el año 2003. Era historiador y teólogo, profesor de historia, Licenciado en Teología, maestro de Hebreo Bíblico y de diferentes disciplinas teológicas.

Fue pastor ordenado de las iglesias bautistas por 60 años. El año 2012 fue homenajeado por la Alianza Bautista Mundial.

Para muchos estudiosos y académicos es considerado el evangélico chileno más importante de la historia de Chile, por sus muchísimas contribuciones, siendo una de las más destacadas el haber sido el único chileno traductor de la Biblia Reina Valera, colaborador de las Sociedades Bíblicas Unidas, y Sociedades Bíblicas Independientes en la Traducción de la NVI.

Fue uno de los fundadores de la Fraternidad Teológica Latinoamericana y autor de varios libros.

Una acción suya muy valiente y que da cuenta de su conciencia social y democrática y que muy pocos conocen es la que vivió el año 1974 cuando se negó a leer ante la Junta Militar “La Declaración de la Iglesia Evangélica Chilena”. Esto ocurrió en el ex edifico Diego Portales hoy Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).

Don Oscar fue invitado por el autodenominado ‘Consejo de Pastores de Chile’ a dar lectura a esa Declaración que apoyaba la teoría de que lo que la violación de los DDHH en Chile era una invención del Socialismo internacional. Don Oscar se negó a hacerlo, cuando le preguntaron por qué se negaba a hacerlo él respondió: “Yo no puedo leer esta declaración en nombre de los bautistas ni de los evangélicos de Chile… Porque es históricamente mentirosa, es parcial y es errónea, es teológicamente herética y eclesialmente constantiniana”.

Así, este valiente discípulo de Jesús supo enfrentar ese difícil momento en que una gran número de miembros del liderazgo evangélico le rendía pleitesía a la dictadura cívico-militar.

El Pr. Pereira fue un mentor de generaciones, nos enseñó a ser fieles en diferentes contextos: contextos democráticos y en contextos en que arreció violentamente la dictadura, en medio de tiempos de inflación galopante, como de gran crecimiento económico.

Fue profesor del Seminario Teológico Bautista de Santiago por 50 años, e instalado como su rector en marzo del año 1999.

Profesor de la Universidad de Chile en el Instituto de Cultura Hebrea, maestro de la Palabra, un pastor de iglesia amoroso “con olor a oveja” como solía decir, latinoamericano de corazón, defensor de la causa de los pobres, creador de lenguaje y neologismos, maestro del espíritu de “ecumenidad” como enseñaba, nunca viajó a Palestina, pero enseñaba la geografía palestina de memoria como pocos, nos enseñó la doctrina de la encarnación de Jesús y del modelo encarnacional de la misión, y su ejemplo era patente.

En septiembre del 2018 ha partido a la gloria de Su Señor el maestro que nos enseñó a seguir al Maestro.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s