Aniversario de la partida del obispo Pedro Zotelle Clarck

Un día como hoy, 24 de agosto pero de 1988 partía en la presencia del Señor el pastor y obispo metodista Pedro Zotelle Clarck.

Es muy conocido y recordado por su gran obra evangelística y social, con la cual por la gracia de Dios revitalizó su iglesia luego del cisma pentecostal en ella. Zottele impulsó un evangelismo fuertemente social y se involucró decididamente en las necesidades de los barrios en los que trabajó.

Una de las obras más recordadas en las que formó parte fue el Restaurant Popular (1931) con el cual vendían almuerzos a solo 20 centavos y donde hacían toda clase de actividades educativas y sociales, enseñaba a leer a los analfabetos e instauró cooperativas para ayudar a la gente, vendiendo comida al costo para los más necesitados. Organizó también muchos debates, trabajó en el “Foro Popular en la Iglesia Institucional Metodista” donde se analizaba, debatía y enseñaba sobre moral, higiene, relaciones familiares y transformación de la sociedad, a este foro asistía por ejemplo la gran educadora feminista Amanda Labarca. El trabajo de la iglesia Metodista dirigida por Zottele fue observado por los partidos políticos y organizaciones sociales obreras quienes comenzaron a imitar dicha labor.

Fue presidente del Concilio Evangélico de Chile, la única institución de unidad evangélica más estable que se haya conocido. Amigo de Clotario Blest, pastor personal de Oscar Schanake y de Graciela Contreras, fue militante socialista y candidato a diputado, realizaba encuentros con grandes poetas del siglo XX en su iglesia. Se publicaban sus predicaciones en el Diario La Nación, donde su iglesia tenía una enorme incidencia pública.

Fue aprendiz de Harry F. Ward, teólogo metodista del evangelio social, que fue muy importante e influyente para él y los evangélicos chilenos de inicios y mediados del siglo XX.

Fue de un gran fervor evangelístico, fundador de nuevas congregaciones y predicador del evangelio en todos los niveles sociales y culturales.

“La iglesia publicó en el diario nuestros ideales: que cada chileno debía tener una buena casa con servicios higiénico, que cada chileno debía tener la oportunidad de ser una persona educada, etc. Luchamos contra la ignorancia, contra la superstición y contra el egoísmo… Lo que intentaban este grupo de hombres y mujeres metodistas constituía el reflejo de lo que debía hacer la persona educada para el bien de los demás”

“Yo recuerdo que escribí un artículo sobre el relato de la Biblia donde decía que Jesús miró el templo de Jerusalén y un discípulo le dijo: ¡mira Señor qué templo!, y Jesús respondió “no va a quedar piedra sobre piedra”, porque ese templo no representaba lo que la gente necesitaba, no servía a la gente. Y escribí que lo mismo iba a pasar con las instituciones religiosas que no servían al pueblo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s