Natalicio de Robert Raikes

Un día como ayer, 14 de septiembre, pero de 1736 nacía el gran Robert Raikes, reformista social y padre de la Escuela Dominical.

Robert Raikes fue un inglés, hermano anglicano considerado uno de los padres de la Escuela Dominical, oriundo de Gloucester , Gloucestershire, Inglaterra.

Fue periodista, dueño de una imprenta y de un periódico, y también filántropo.

Todo partió cuando Robert comenzó a abogar a través de su periódico por las malas condiciones en la que vivían los presos en Inglaterra (muchos de ellos prisioneros por deudas solamente, es decir presos por pobreza) que estaban en hacinamiento, miseria, desnudez, hambre, maltrato, violencia, peleas, insalubridad, enfermedad y muerte (principalmente el contagioso tifus).

De hecho, el mismo puso de su dinero para ayudar a sus malas condiciones de existencia, comenzó a visitarlos (aun a riesgo de enfermarse), y a proveerles de educación a través de libros de instrucción fundamental además de enseñanzas morales y religiosas.

Gracias a esto Robert Raikes y otros cristianos piadosos consiguieron importantes reformas legales para mejorar las condiciones de vida y salubridad de los presos.

Robert notó también que junto a los presos vivían también niños que estaban en esa condición, encarcelados junto a ellos, muchos de los cuales hubieran muerto de hambre de no ser por la compasión que los presos adultos tuvieron de ellos.

Un día también notó que había muchos niños pobres en su tierra, que no tenían educación pues trabajaban en fábricas de lunes a sábado por más de 12 horas diarias, les pagaban una miseria y el día domingo salían a vagar, hacer desmanes, delinquir y pelear, siendo analfabetos y llenos de actitudes soeces, habiendo el reino de Inglaterra descuidado absolutamente la educación de los niños más pobres, a los que la gente llamaba como “esclavos blancos”.

Raikes entonces pensó en hacer, difundir y abogar por las “escuelas dominicales”, razón por la cual se dice que él es uno de los padre de éstas.

Lo cierto es que él no es el creador de ellas, pues antes, protestantes como Lutero, Knox, Joseph Aileine, la gran filántropa Catherine Boevey, Ludwig Hacker, o el propio John Wesley junto a Hannah Ball o la gran Catharine Cappe, y católicos como San Carlos Borromeo y Jean Baptiste de la Salle, habían tenido iniciativas similares y varias de ellas bastante estables.

Lo que Raikes hizo fue no solo hacer escuelas dominicales, sino crear y difundir un movimiento para su expansión, enfocado en la alfabetización, educación intelectual, moral y cristiana de los niños pobres.

Raikes pensaba que a través de la educación en el conocimiento juntamente con la evangelización se podía sacar a los niños de la pobreza y de la delincuencia, y evitar que se transformaran en adultos viciosos. Como era dueño de un periódico, le hizo mucha publicidad, y muchas personas en Inglaterra, filántropos, y cristianos comenzaron a practicarlo en forma masiva y a difundirlo también.

El propio John Wesley difundió sus escritos y convicciones en la “Revista Arminiana” que el naciente movimiento Metodista editaba, animando a todos los metodistas a imitar este trabajo, y siendo dicho movimiento muy importante en la rápida y masiva implementación de ella.

En 1785, un Bautista de nombre Willian Fox, quien había soñado con una educación permanente, universal y gratuita para todos los niños, pero que había recibido el rechazo del clero dado lo grande de dicha empresa, se unió a Raikes y fundó la primera organización para promover escuelas dominicales basándose en los siguientes argumentos:

1. La prevención del vicio. 2. Animar la industria y las virtudes. 3. Dispersar la obscuridad de la ignorancia. 4. Difundir la luz del conocimiento. 5. Ayudar al hombre a entender su lugar social en el mundo.

Inicialmente Raikes tuvo algunos problemas, desde burlas y acusaciones de buscar gloria personal, e incluso baja asistencia pues las niñas y niños tenían miedo de ir dado que no tenían ropa adecuada. Raikes ignoró dichos ataques e hizo correr la voz de que el único requisito para asistir era lavarse la cara y peinarse.

Rápidamente Raikes y sus colaboradores (especialmente mujeres), comenzaron también a ayudarlos a alimentarse y a vestirse, dándoles ropas nuevas, las que muchas veces sus papás les quitaban para venderla y comprar otras cosas como el alcohol, sin embargo esto no les desanimó, sino que siguieron adelante y el Movimiento de las Escuelas Dominicales se extendió rápidamente por Inglaterra y EE.UU., cumpliendo ampliamente el propósito pensado por Raikes, y sobre el cual se basó con posterioridad la implementación de la educación pública, universal, gratuita y obligatoria en dichos países y luego en el mundo entero, lo que hoy se reconoce como un derecho humano de todos los niños y niñas.

Como vemos, nuestras escuelas dominicales, hoy confinadas en forma exclusiva a la enseñanza religiosa, tuvieron un origen y propósito aun más grande y notable, base de la educación de hoy.

Preguntas desafiantes:

-¿Qué podemos hacer hoy para imitar obras como ésta en nuestro contexto?

-¿Caeremos en el vicio de creer que es la mano dura penal y la tortura en centros carcelarios inhumanos y no el amor y educación la mejor forma de combatir la delincuencia?

-¿Deberíamos (re)implementar una escuela dominical que eduque no solo en las grandes doctrinas cristianas sino también en otras áreas del conocimiento como la educación cívica?

-¿Es fiel a la idea de Raikes que la escuela dominical esté orientada a los miembros de la iglesia y no a invitar a los niños de las poblaciones a aprender a convivir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s