Recordando a Humberto Lizardi Flores.

“Llegó el toque de queda
A las tres de la tarde,
y tú no regresaste:
El pánico, la angustia,
Se apoderó de mí.

Sin saber qué pasaba
encerrada en la casa,
orando arrodillada
implorando por ti”.

El día 11.

Baldramina Flores, madre del metodista Humberto Lizardi Flores

Un día como hoy, 11 de octubre, pero de 1973, era fusilado y desaparecido el hermano Humberto Lizardi Flores.

Convertido al evangelio producto de estudiar en un colegio metodista como es el Colegio Inglés de Iquique, llegó a ser hermano en plena comunión de la Iglesia Metodista de Chile, estudió teología dos años y transmitía estudios bíblicos los días domingo en la Radio Esmeralda de Iquique. De acuerdo con el obispo metodista Isaías Gutierrez, sus programas radiales llevaban por todo Iquique “los énfasis metodistas del evangelio”.

Tito Lizardi era militante de izquierda, de acuerdo a sus reflexiones, su militancia política se relacionaba con su entendimiento de los valores cristianos sobre justicia, especialmente en Santiago capítulo 5 en relación a la explotación a los trabajadores y la crítica de los profetas a la injusticia de los gobernantes para con los necesitados. Tito estudió teología, también derecho y luego se convirtió en profesor, llegó a ser presidente de la FECH.

Fue secuestrado el mismo 11 de septiembre mientras hacía clases en un colegio público, y luego fue recluido en Pisagua, donde fue torturado, ejecutado sumariamente sin forma de juicio y desaparecido hasta que lo encontraron en las fosas de Pisagua.

Alcanzó a enviar una carta a su madre Baldramina Flores y su padre Humberto Lizardi con un amigo que sobrevivió a Pisagua:

“Queridos Padres: Mañana quizás ya esté muerto y es por eso que antes de partir les escribo estas breves líneas con el apuro que las circunstancias exigen. Quisiera por última vez expresarles que solo a ustedes debo todo lo que fui, que gracias a vuestros esfuerzos pude vivir una existencia plena y verdadera. Fueron 26 años bien vividos conocí el amor de ustedes y el otro amor. Viví plenamente y es por eso que no me duele partir. Al fin y al cabo muero por lo que es justo, gracias queridos padres por todos los que me disteis. No tengan pena porque en Dios yo me he encomendado y sé que él está conmigo. Con el amor de siempre. Tito”.

Su muerte impactó fuertemente a la comunidad metodista, y asistieron muchas personas a los cultos en su memoria, lo que generó tensiones con los militares que lo prohibían. Su madre, Baldramina Flores quien era católica y de hecho derechista de origen, se transformó en una de las principales activistas de derechos humanos de Iquique, defendiendo constantemente el idealismo de su hijo y el hecho que no cometió ningún delito. En 1989 la Comunidad Teológica Evangélica de Chile publicó un libro de Humberto Lizardi denominado “Poemas”. Su madre ha publicado biografías de él, de ella y sus poemas con los que ha buscado paz.

Un dato dramático adicional de la historia de Humberto fue que otro joven de apellido Lizardi fue asesinado por los militares en Iquique porque los confundieron.

Esteban Quiroz González, abogado, conocido también como El Otro Canuto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s